Mensaje cristiano no es una utopía

Francisco con jóvenes emprendedores

El Papa junto a jóvenes empresarios franceses
El Papa junto a jóvenes empresarios franceses (foto: ANSA)
14:09, 02 dicCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 2 DIC - "Nunca fue fácil ser cristianos y tener grandes responsabilidades. El hecho de tomar distancias del mundo -en lo que es contrario y su voluntad-, el hecho de querer transformar este mundo y salvarlo con Cristo, a veces puede llevar al martirio, como atestiguan San Pedro y San Pablo, dijo el papa Francisco en audiencia en el Vaticano con una delegación de jóvenes emprendedores franceses.
    "Sin embargo -agregó- estos gloriosos testimonios nos demuestran que el mensaje evangélico del que eran portadores, un mensaje aparentemente débil respecto de las potencias mundanas del poder y del dinero, no es una utopía, sino que -con la fuerza del Espíritu Santo y el apoyo de la fe de valientes discípulos misioneros- puede hacerse realidad".
    "Me doy cuenta muy bien de que en lo cotidiano no es fácil conciliar las exigencias de la fe y la enseñanza social de la Iglesia con las necesidades y los vínculos impuestos por las leyes del mercado y la globalización", admitió el papa.
    "Pero considero que los valores evangélicos que quieren implementar al dirigir sus empresas, así como en las múltiples relaciones en el marco de sus actividades, son la ocasión de un genuino e irremplazable testimonio cristiano".
    "Los conflictos del conciencia en las decisiones que deben tomar en forma cotidiana son -imagino- numerosos", dijo Francisco.
    "Por un lado la necesidad que se les impone -a menudo para la supervivencia de las empresas, de las personas que allí trabajan y sus familias- de conquistar mercados, aumentar la productividad, reducir los retrasos, recurrir a los artificios de la publicidad, incrementar los consumos... y por otra parte las exigencias cada vez más urgentes de justicia social, para garantizar a cada uno la posibilidad de ganarse la vida dignamente", agregó.
    "Pienso en las condiciones de trabajo, en los salarios, en las ofertas de empleo y en su estabilidad, así como en la protección del ambiente", agregó.
    "¿Cómo vivir estos conflictos en la serenidad y esperanza, mientras el empresario cristiano a veces es llevado a acallar sus propias convicciones e ideales?", se preguntó Francisco.
    Para el papa, "un criterio de discernimiento se puede hallar en la Constitución Gaudium et Spes del Concilio Vaticano II", mientras "en la encíclica Laudato si'" se hace "una evaluación de la situación del mundo, de algunos sistemas que regulan las actividades económicas, y sus consecuencias sobre los hombres y el ambiente".
    El papa recordó a los emprendedores que ellos tienen "un papel esencial que desempeñar. Porque aunque sea de modo modesto, en algunos cambios concretos de costumbres y de estilo, sea en las relaciones con sus colaboradores directos o en la difusión de nuevas culturas empresariales, es posible actuar para cambiar concretamente las cosas y, poco a poco, educar el mundo del trabajo en un estilo nuevo".
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en