"No temo un cisma, pero rezo para que no suceda"

Ante embates del conservadurismo de EEUU, Francisco responde

Francisco responde en el avión de regreso a Roma tras el viaje por Africa
Francisco responde en el avión de regreso a Roma tras el viaje por Africa (foto: ANSA)
18:25, 10 sepEN VUELO A ROMAPor Fausto Gasparroni

(ANSA) - EN VUELO A ROMA, 10 SET - Frente a los ataques del catolicismo conservador estadounidense y los riesgos de un quiebre, el papa Francisco dice "no temer", aunque reza para que eso no sobrevenga, sabiendo que lo que define las cosas es todavía el Vaticano II, más allá de las infiltraciones "de la ideología".
    Los peligros laten en la xenofobia, que es "una enfermedad, como el sarampión", y convierte a "quien levanta muros que permanezca en soledad".
    La alarma por el ambiente y la deforestación. Los procesos de paz que "hay que ayudar" porque "las guerras no resuelven nada", también están en la palabra de Francisco tras su reciente periplo.
    Los ecos del viaje a Mozambique, Madagascar y Mauricio con el gran impulso vital que se notó en los respectivos pueblos pasan por esos temas.
    Todo esto se hizo presente en el coloquio en vuelo del papa Francisco con los periodistas, al regreso de Africa.
    A la pregunta si temía un cisma en la iglesia estadounidense, el Papa replicó que "el Vaticano II creo estas cosas, quizás lo más saliente y conocido es lo de Lefevbre, aunque siempre existe la acción cismática en la Iglesia".
    El cisma "es una de las acciones que el Señor deja siempre a la libertad humana: yo no tengo miedo a los cismas, rezo para que no existan por la salud espiritual de tanta gente. Que prime el diálogo, la corrección aunque aunque con alguna equivocación, pero el camino del cisma no es cristiano", deslizó.
    Según el pontífice, "un cisma es siempre un estado elitista, de ideología separada de la doctrina, una ideología, a lo mejor justa, pero que entra en la doctrina y la separa y convierte en doctrina, entre comillas, pero por un tiempo".
    "Por ello yo rezo para que no existan cismas. Pero no tengo miedo", aclara.
    "Reso para ayudar a que esto no pase -apunta-, yo respondo a las criticas, todo esto hago. Empero ese es uno de los resultados del Vaticano II, no es que este Papa u otro Papa...
    Por ejemplo, los temas sociales de los que hablo son los mismos que tocó Juan Pablo II, los mismos, yo lo copio", indicó. "'Pero el Papa es muy comunista, eh', entran las ideologías en la doctrina, y cuando la doctrina resbala sobre la ideología entonces existe la posibilidad de un cisma", apuntó.
    Sin embargo para Francisco "las críticas siempre ayudan, cuando uno recibe una crítica enseguida debe hacerse una autocrítica y expresar 'esto es verdad, no es verdad, hasta que punto...'. Yo observó siempre los beneficios de las criticas.
    A veces uno se enoja, pero los beneficios existen".
    "A mi me disgustan las críticas que van por debajo de la mesa, con un sonrisa que hasta puedes verle los dientes y luego te apuñalan por detrás, esto no es leal, no es humano", avisó.
    Hablando además de temas referidos a su viaje africano, el Papa recordó que "hoy se identifica a Mozambique con el largo proceso de paz que tuvo sus claroscuros hasta el abrazo histórico. Auguro que ello siga adelante y rezo por ello. Invito a todos a hacer el esfuerzo de ayudar a que este proceso de paz siga por el buen camino pues todo se pierde con la guerra, todo se gana con la paz, manifestó un Papa antes que yo".
    "Debemos trabajar con esta conciencia: las guerras no resuelven nada. Al contrario, ganan las personas que no quieren a la humanidad", aseveró.
    Y un aspecto particular es cómo define a la xenofobia: "una enfermedad humana, como el sarampión. Es una enfermedad, te viene, ingresa en un país, entra en un continente. Y construimos muros, no? Y los muros dejan solos a aquellos que los levantan sí, y dejan afuera a tanta gente, pero los que permanecen dentro quedan irremediablemente solos y al fin de la historia derrotados por invasiones poderosas".
    Las preguntas se extienden. Si "los gobernantes realizan todos los esfuerzos por el Amazonas?". "Algunos más, algunos menos", desliza. Pero Francisco ama subrayar que "la lucha más grande es aquella por la biodiversidad. La defensa del ambiente natural la llevan adelante los jóvenes que poseen una gran conciencia pues dicen: 'El futuro es nuestro... Nosotros, con lo tuyo haz lo que quieras, pero no con lo nuestro". Y luego la convincente y vital lectura del "pueblo" de los países africanos: lo que tiene unido a aquél pueblo es "la alegría". mientras en Europa" el no tener más hijos es el bienestar". Una anotación significativa concierne a los viajes por Europa que vendrán. "Iré a España, espero, si vivo -responde Francisco-, pero la prioridad de los viajes europeos son los países pequeños, luego los más grandes". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en