También en Polonia, 328 casos en 28 años

Unos 625 niños fueron víctimas entre 1990 y 2018

16:36, 14 marVARSOVIARedacción ANSA
(ANSA) - VARSOVIA, 14 MAR - Al menos 382 casos se registraron en Polonia de sacerdotes y monjas que abusaron sexualmente de menores de edad entre 1990 y 2018.
    Así lo reveló hoy, por primera vez, el episcopado polaco y tocó así a un país que parecía estar entre los menos afectados por el escándalo de la pedofilia.
    Según el informe, son unos 625 niños los involucrados: 345 con menos de 15 años y 280 por encima de esa edad.
    El 58,4% son chicos, el 41,6% chicas.
    "Cada víctima debería provocar en nosotros eclesiásticos el dolor, la vergüenza, el sentimiento de culpa", dijo monseñor Wojciech Polak, en una conferencia de prensa.
    El arzobispo presentó un copioso informe con datos analíticos y estadísticas al término de la reunión plenaria de la Conferencia episcopal polaca. El reporte llega pocas semanas después de la cumbre organizada en el Vaticano por el papa Francisco, en la que participaron conferencias episcopales de todo el mundo. Los procedimientos canónicos contra los 382 eclesiásticos involucrados se completó en el 74,6% de los casos, mientras que el 25,4% todavía está en curso.
    Entre los casos que llegaron a una conclusión, el 25,2% recibió la pena máxima, a saber, la exclusión del estado eclesiástico, mientras el 40,3% de ellos recibió otras penalizaciones canónicas. Solo el 10,4% de los acusados fueron reconocidos como inocentes, mientras que el procedimiento contra el 12,6% de ellos fue interrumpido debido a muerte, suicidio, enfermedad grave o falta de pruebas suficientes.
    En la mayor parte de los casos los pedófilos fueron denunciados por las mismas víctimas (41,6%) o por sus familiares(20,9%). El 14,9% de ellos, entretanto, recibieron denuncias de otras personas, como responsables de centros escolares, profesores, allegados, hermanos u otros sacerdotes, en tanto en el 5,8% de los casos de los órganos del Estado y el 5,2% de los medios de comunicación. "Debe haber incentivos dirigidos a las víctimas para señalar estos crímenes con mayor valentía", dijo, por su parte, arzobispo Stanislaw Gadecki, presidente de la Conferencia de Obispos de Polonia.
    "Lo primero es señalar. Lo segundo es escuchar a las víctimas y lo tercero es sostenerlos", añadió. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en