Festejo amargo, 6 años de cárcel a Pell

Arzobispo condenado por abusos sexuales a 2 menores

Fuerte condena de Francisco contra pedofilia (foto: ANSA)
15:07, 13 marCIUDAD DEL VATICANOPor Fausto Gasparrone

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 13 MAR - En la tranquilidad y el silencio de la Casa del Divino Maestro de Ariccia (Roma), el sexto aniversario del pontificado fluye para el papa Francisco en meditación y oración, como es debido en la semana de ejercicios espirituales del Sumo Pontífice y la Curia Romana.
    El cardenal más viejo, Giovanni Battista Re, en nombre del Colegio de Cardenales y todos los presentes, saludó a primeras horas de la mañana al Papa, inmediatamente después de la misa.
    Pero a seis años exactamente de aquel 13 de marzo de 2013, en el que Jorge Mario Bergoglio subió al trono de Pedro, mientras los mensajes de buenos deseos llegan al Papa desde Italia y desde el mundo, la jornada es inevitablemente marcada por las noticias que llegaron antes del amanecer desde Australia: la condena a seis años de cárcel del cardenal George Pell, quien también fue uno de los principales colaboradores del Pontífice argentino como Prefecto vaticano para la Economía y miembro del "consejo de cardenales", considerado culpable de abusos sexuales sobre menores de edad cuando fue arzobispo de Melbourne en los años 90.
    Y por lo que se pudo conocer, principalmente como resultado de esta condena, ninguna celebración caracteriza la jornada del Papa en Ariccia, mientras que "la moral es muy baja" entre todos los cardenales y obispos presentes en la Casa del retiro espiritual.
    Como se espera, e incluso de acuerdo con la ley australiana, corre el riesgo de recibir hasta 50 años de prisión (diez por cada uno de los cinco cargos), la sentencia contra Pell, de 77 años, sigue siendo un shock.
    El cardenal podrá solicitar la libertad bajo fianza después de tres años y ocho meses. Pell fue juzgado culpable por un jurado en diciembre por abusar sexualmente de dos miembros del coro de 13 años luego de celebrar la misa en la Catedral de Melbourne en 1996 y de agredir sexualmente por segunda vez a uno de los dos a principios de 1997.
    El juez Peter Kidd, de la Corte del Condado de Victoria, quien leyó la sentencia en televisión en vivo, describió los abusos de Pell como "un ataque sexual audaz y forzado contra las víctimas". "Los actos fueron sexualmente evidentes, ambas víctimas estaban visible y audiblemente angustiadas durante el hostigamiento. Hubo un nivel adicional de humillación que cada una de las dos víctimas debe haber experimentado al saber que el abuso ocurrió en presencia de otros".
    Pell siempre declaró su inocencia y sus abogados presentaron una apelación, programada para el 5 y 6 de junio.
    El juez señaló que los abusos tuvieron "un impacto significativo y duradero" en uno de los dos menores de edad, conocido como J. "J sufrió una serie de emociones negativas con las que luchó durante muchos años, agravadas por problemas de confianza y de ansiedad. Tomé en cuenta el profundo impacto que los delitos tuvieron en la vida de J". Y agregó que no había tenido el beneficio de una declaración de impacto de la otra víctima, identificada como R y muerto por una sobredosis de heroína en 2014. "Incluso en base a las declaraciones de J. estoy en grado de decir que los delitos cometidos tuvieron un impacto inmediato y significativo sobre R. Mientras no es posible cuantificar el daño causado o cómo tuvo impacto sobre R. en el transcurso de los años; no tengo dudas de que tal impacto fue significativo", añadió Kidd con las cámaras fijas sobre él, frente a un aula lleno de víctimas de abusos, simpatizantes y reporteros.
    La apelación presentada por la defensa se basará sobre tres razones, incluida la "irracionalidad" del veredicto del jurado en diciembre pasado porque se basó en las declaraciones de una de las víctimas, no respaldada por las evidencias.
    Después de que se leyó la sentencia, Pell regresó a la prisión de máxima seguridad de Melbourne, donde estuvo recluido en régimen de aislamiento como se estableció para los condenados por abusos. En los últimos días la Santa Sede anunció por su parte el inicio de una investigación canónica por parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en