Exito, poder y dinero ídolos que esclavizan

"Becerro de oro de hoy". Sting y esposa en audiencia del Papa

El papa Francisco en la audiencia general
El papa Francisco en la audiencia general (foto: ANSA)
13:27, 08 agoCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 8 AGO - "Exito, poder y dinero" son los "grandes ídolos" y las "tentaciones de siempre", dijo hoy el Papa en la audiencia general dedicada a la idolatría, en el ciclo de catequesis sobre los Mandamientos.
    "Exito, poder y dinero. Estos son los grandes ídolos: éxito, poder y dinero. Son las tentaciones de siempre!. Esto es el becerro de oro: el símbolo de todos los deseos que dan la ilusión de la libertad pero en cambio esclavizan. Porque el ídolo siempre esclaviza", afirmó el Pontífice.
    Una vez más sus palabras sonaron como una fuerte advertencia.
    "Existe la fascinación, y tú vas. Esa fascinación de la serpiente que mira al pajarito, y el pajarito permanece sin poder moverse, y la serpiente lo toma", dijo, hablando a los cerca de siete mil fieles reunidos en la Sala Nervi. Entre ellos el rockstar británico Sting, junto a su esposa Trudie Styler.
    Francisco partió "del ídolo por excelencia, el becerro de oro". Un episodio bíblico, explico, que "tiene un preciso contexto", el deserto, "lugar donde reinan la precariedad y la inseguridad, donde faltan el agua, la comida y el reparo".
    Por consecuencia, "una imagen de la vida humana, cuya condición es incierta y no posee garantías inviolables", agregó.
    Es la inseguridad la que genera en el hombre "ansias primarias", citadas también por Jesús en el Evangelio: "Qué comeremos? Qué beberemos? Qué vestiremos?".
    Y mientras Moisés se demora en bajar del monte, es ahí que se desata el mecanismo de la idolatría.
    "Falta el punto de referencia, la guía segura, y eso se hace insostenible. Entonces el pueblo pide un dios visible, esta es la trampa en la cual cae el pueblo, para poder identificar y orientar", dijo el Papa. El pueblo que le dice a Aarón "haz para nosotros un Dios que camine a nuestra par!" equivale a decir "hace un jefe, hace un líder", recordó Jorge Mario Bergoglio.
    El pontífice explicó que "la naturaleza humana, para huir de la precariedad, busca una religión a su medida: si Dios no se hace ver, nosotros hacemos un dios a medida".
    Y como "los ídolos 'tienen boca pero no hablan', entendemos entonces que el ídolo es un pretexto para ponerse a sí mismo en el centro de la realidad, en la adoración de la obra de sus propias manos", añadió.
    El becerro de oro, entre otros, tenía "un sentido doble en el vecino oriente antiguo: por una parte representa la fecundidad y abundancia, y por otra la energía y fuerza. Pero sobre todo es de oro, por eso simboliza la riqueza", destacó Bergoglio.
    "Exito, poder y dinero", todo "nace de la incapacidad de confiar sobre todo en Dios, de volver a poner en El nuestras seguridades, dejar que sea El quien dé la verdadera profundidad a los deseos de nuestro corazón", mientras "hacer referencia a Dios nos hace fuertes también en la incertidumbre y la precariedad", enfatizó.
    Esto, ratificó, "permite sostener la debilidad, la incertidumbre y la precariedad. Sin primado de Dios se cae fácilmente en la idolatría y nos tranquilizan con seguridades míseras".
    Y si "liberar al pueblo de Dios de Egipto no costó tanto trabajo, lo hizo como señal de poder, de amor", para Francisco "el gran trabajo de Dios fue sacar a Egipto del corazón del pueblo, o sea sacar la idolatría del corazón del pueblo".
    "Dios sigue aún trabajando para quitarla de nuestros corazones. Esto es el gran trabajo de Dios: quitar ése Egipto' que llevamos dentro, que es la fascinación por la idolatría", completó. En conclusión, "reconocer la propia debilidad no es la desgracia de la vida humana, sino es la condición para abrirse a aquellos que es verdaderamente fuerte", afirmó.
    "La libertad del hombre nace del dejar que el verdadero Dios sea el único Señor. Esto permite aceptar la propia fragilidad y rechazar los ídolos de nuestro corazón", concluyó.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en