"Recomenzar desde lo importante"

Francisco en la fiesta de María Santísima Madre de Dios
Francisco en la fiesta de María Santísima Madre de Dios (foto: ANSA)
08:25, 01 eneCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 1 ENE - El papa Francisco dijo hoy, en su primera homilía del 2018, que "también nosotros, cristianos en camino, al comienzo del año sentimos la necesidad de recomenzar desde el centro, de dejar en la espalda las cargas del pasado y recomenzar desde lo que cuenta".
    "Para recomenzar, miramos a la Madre. En su corazón bate el corazón de la Iglesia. Para ir hacia adelante, nos dice la fiesta de hoy, es necesario volver a atrás: recomenzar desde el pesebre, desde la Madre que tiene del brazo Dios", indicó.
    El pontífice presidió la misa por la fiesta de María Santísima Madre de Dios en el aniversario de la 51 Jornada Mundial de la Paz.
    "La devoción a María no es etiqueta espiritual, es un requisito de la vida cristiana. Al mirar a la Madre, se nos anima a dejar muchas cargas innecesarias y a encontrar lo que importa", sostuvo.
    Francisco afirmó que "toda vida, desde la que está en el vientre de la madre hasta la anciana, sufrida y enferma, hasta esa incómoda e incluso repugnante, debe ser bienvenida, amada y ayudada", dijo el papa Francisco en su homilía en la basílica vaticana.
    Como María, "firma de autor de Dios sobre la humanidad", "el don de toda madre y de toda mujer es preciosa para la Iglesia, que es madre y mujer. Y mientras el hombre a menudo abstrae, afirma e impone ideas, la mujer, la madre, sabe custodiar, vincularse con el corazón, vivir", dijo Francisco.
    Y agregó: "para que la fe no se reduzca solo a idea y doctrina, tenemos necesidad, todos, de un corazón de madre, que sepa custodiar la ternura de Dios y escuchar los latidos del hombre".
    El Papa invitó a hallar el silencio y también a detenerse en silencio frente al pesebre. "Mirando en silencio, dejamos que Jesús hable a nuestro corazón: que su pequeñez desmembre nuestro orgullo y que su pobreza perturbe nuestra fastuosidad", dijo en la homilía.
    El Pontífice además señaló que es necesario confiar todo a Dios, "alegarías y dolores, esperanzas y angustias, luz y tinieblas, como hizo María.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en