"Basta pena de muerte, es inadmisible e inhumana"

Se trata de una determinación, "contraria al Evagelio", afirmó

La pena de muerte es contraria al mensaje del Evangelio, afirmó Francisco.
La pena de muerte es contraria al mensaje del Evangelio, afirmó Francisco. (foto: ANSA)
15:21, 11 octCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

   (ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 11 OCT - El papa Francisco resaltó hoy la necesidad de condenar con fuerza la pena de muerte, pues es una "medida inhumana que humilla, en cualquier forma que se realice, la dignidad personal".
    Para el Pontífice, se trata de una determinación contraria al Evangelio, porque se suprime una vida humana que "es siempre sagrada a los ojos del Creador". Así, para el argentino Jorge Mario Bergoglio, por más grave que pueda ser el delito cometido, "la pena de muerte es inadmisible porque atenta contra la inviolabilidad y dignidad de la persona".

   El Papa intervino hoy en el Aula Nueva del Sínodo en el Vaticano, en la reunión promovida por el Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización, en el marco del 25 aniversario de la firma de la constitución apostólica "Fidei Depositum" por parte de Juan Pablo II, texto que acompañaba la salida del catecismo de la Iglesia católica.
    En su discurso, el Pontífice hizo referencia "a un tema que debería encontrar en el catecismo de la Iglesia Católica un espacio más adecuado y coherente". "Pienso, de hecho, en la pena de muerte", una problemática que "no puede ser reducida a un mero recuerdo de enseñanza histórica sin hacer emerger no sólo el progreso en la doctrina por obra de los últimos pontífices, sino también el cambio de conciencia del pueblo cristiano, que rechaza una actitud consensual hacia una pena que perjudica fuertemente la dignidad humana".
    Según Francisco, "nunca ningún hombre, ni siquiera un homicida, pierde su dignidad personal, porque Dios es un padre que siempre espera el regreso del hijo, el que, sabiendo que se equivocó, pide perdón e inicia una nueva vida". "A nadie, por lo tanto, se le puede quitar no sólo la vida sino también la posibilidad de un rescate moral y existencial que se vuelva a favor de la comunidad", añadió el Papa. El Pontífice reconoció que también "en el Estado Pontificio", en alguna ocasión, "se ha hecho recurso a este extremo y deshumano remedio, descuidando que debe primar la misericordia sobre la justicia".
    Esto fue en parte a que "la preocupación por conservar íntegros los poderes y las riquezas materiales habían llevado a sobrestimar el valor de la ley, impidiendo andar ir en profundidad en la comprensión del Evangelio", indicó.
    A este respecto señaló que "la defensa de la dignidad de la vida humana desde el primer instante de la concepción hasta la muerte natural siempre ha encontrado en la enseñanza de la Iglesia su voz coherente y autorizada".
    Francisco aseguró que "la tradición es una realidad viva, y solo una visión parcial puede pensar en el 'depósito de la fe' como algo estático. La Palabra de Dios no puede ser conservada en naftalina como si se tratase de una vieja manta para protegernos de los parásitos".
    "La Palabra de Dios es una realidad dinámica, siempre viva, que progresa y crece porque es atraída hacia un cumplimiento que los hombres no pueden parar", acotó y resaltó que "no se puede conservar la doctrina sin progreso, ni puede estar ligada a la lectura rígida e inmutable sin humillar la acción del Espíritu Santo". (ANSA)
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en