Clericalismo alejado de gente no vive lo que predica

El papa Francisco en misa
El papa Francisco en misa (foto: ANSA)
08:57, 10 eneCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 10 ENE - Jesús tenía autoridad porque servía a la gente, estaba cercano a las personas y era coherente, al contrario de los doctores de la ley que "se sentían príncipes".
    Estas tres características de la autoridad de Jesús fueron puestas a la luz por el papa Francisco en la homilía de la misa matutina en la Casa de Santa Marta.
    Francisco -refirió Radio Vaticana- subrayó que en cambio los doctores de la ley enseñaban con una autoridad clericalista, desapegados de la gente, no vivían lo que predicaban.
    El Papa se detuvo en las tres características que diferencian la autoridad de Jesús de aquella de los doctores de la Ley.
    Mientras Jesús "enseñaba con humildad" y dice a sus discípulos que "el más grande sea como el que sirve: se haga el más pequeño", los fariseos se sentían príncipes: "Jesús servía a la gente, explicaba las cosas para que la gente comprendiera bien: estaba al servicio de la gente".
    "Tenía una actitud de servidor y esto daba autoridad. En cambio, estos doctores de la ley que la gente... sí, escuchaba, respetaba, pero no sentía que tuvieran autoridad sobre ellos, estos tenían una psicología de príncipes: 'Nosotros somos los maestros, los príncipes, nosotros les enseñamos a ustedes. No servicio: 'Nosotros mandamos, ustedes obedecen'".
    "Y Jesús nunca se hizo pasar por un príncipe: siempre era el servidor de todos y esto es lo que le daba autoridad", agregó.
    Estar cerca de la gente es lo que confiere autoridad. La cercanía, por lo tanto, es la segunda característica que diferencia la autoridad de Jesús de aquella de los fariseos.
    "Jesús no tenía alergia a la gente: tocar a los leprosos, los enfermos, no le daba rechazo", explicó Francisco, mientras los fariseos despreciaban a "la pobre gente, ignorante", les gustaba pasear en las plazas, bien vestidos: "Estaban alejados de la gente, no cercanos; Jesús estaba cercanísimo a la gente y eso le daba autoridad".
    "A mí me gusta mucho cuando leo la cercanía con la gente qe tenía el beato Paulo VI; en el número 48 de la 'Evangelii Nuntiandi' se ve el corazón del pastor cercano: está allí la autoridad del Papa, la cercanía".
    El tercer punto que diferencia la autoridad de los escribas de aquella de Jesús es la coherencia. Jesús "vivía lo que predicaba", en tanto quien se siente príncipe tiene una "actitud clericalista, es decir hipócrita, dice una cosa y hace otra".
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en