Asesinan a jefe del programa nuclear

Lugar donde asesinaron al científico nuclear iraní en Damavand.
Lugar donde asesinaron al científico nuclear iraní en Damavand. (foto: EPA)
19:54, 27 novTEHERANRedacción ANSA

(ANSA) - TEHERAN, 28 NOV - Primero una explosión para bloquearle la fuga, luego una refriega a fuego con sus guardias personales y finalmente la emboscada que terminó con la vida en pleno día en la periferia de Teherán de uno de los científicos estrella del programa nuclear iraní, Mohsen Fakhrizadeh.
    Un asesinato que la República islámica definió como "terrorismo de estado" prometiendo una "venganza terrible" y apuntando su dedo acusador a Israel, que en el pasado no escondió considerarlo un enemigo de suma importancia y hoy no comenta lo sucedido.
    "Recuerden este nombre: Fakhrizadeh", había vociferado el premier israelí Benjamin Netanyahu en 2018, revelando detalles de un presunto archivo secreto del programa científico para llegar al artefacto nuclear, siempre negado por Teherán. Para los 007 israelíes y estadounidenses fue "el padre del proyecto de la bomba atómica iraní".
    Hoy fue ejecutado en Absard, alrededores de Damavand, noreste de Teherán. En las últimas imágenes difundidas por los medio de comunicación locales, su automóvil aparece abandonado en uno de los bordes de la calle, acribillado de tiros. Inútil fue la carrera hacia el hospital para intentar salvarlo. Según FARS, la agencia cercana a los Pasdaran, en la emboscada fueron alcanzados algunos de sus acompañantes y al menos tres agresores. No existen hasta el momento confirmación oficial de otras víctimas.
    "Terroristas asesinaron hoy a un eminente científico iraní.
    Este acto de cobardía -con serias implicancias de un rol israelí- muestra el desesperado espíritu belicista de los responsables", asevera el canciller irani, Mohammad Javad Zarif, el hombre de la diplomacia y arquitecto del acuerdo atómico de 2'15 (JCPOA) que Teherán espera relanzar con un posible retorno de Estados Unidos bajo la Administración de Joe Biden.
    "Irán -escribió Zarif en Twiiter- invita a la comunidad internacional, y en particular a la UE, a poner fin a sus vergonzosos dobles estándares y condenar este acto como terrorismo de estado". Fue "un golpe amargo y fuerte", admitió el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, general Mohammad Bagheri, prometiendo que las fuerzas de seguridad "no tendrán paz hasta que no hayan castigado" a los culpables.
    Considerado entre los máximos responsables del programa nuclear de la República islámica, ya en la cumbre del Centro Nacional de Investigación de Física, Fakhrizadeh cubrió últimamente el cargo de jefe del Departamento para la Investigación y la Innovación del Ministerio de Defensa.
    Desde hacía tiempo era el centro de las sospechas por su rol de responsable del programa Amad (Esperanza) que, según los servicios de inteligencia norteamericanos e israelíes, está ligado a estudios secretos de Irán para desarrollar artefactos atómicos. Para la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) el programa ya había sido abandonado desde hace dos décadas y no hay pruebas hoy de que Teherán esté buscando la bomba atómica.
    Pero desde que Estados Unidos abandonó el JCPOA, sus reservas de uranio de bajo enriquecimiento aumentaron por lo menos 12 veces más allá de los límites del entendimiento, haciendo temer futuras utilizaciones más allá del nuclear civil.
    Y entre 2010 y 2012 al menos 4 científicos iraníes fueron muertos en ataques que Teherán atribuyó a Israel. Y en el pasado el propio Fakhrizadeh consiguió huir de un intento de asesinato del Mossad. Hasta la emboscada de hoy, que corre el riesgo de volver a encender la mecha de las tensiones en el Medio Oriente, se mezclan las cartas nuevamente a menos de dos meses del cambio de guardia en la Casa Blanca.
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en