El G7 en G11, una idea de Trump

Postergación tras desaire de Merkel. EEUU invitaría a cuatro más

Donald Trump, presidente de Estados Unidos
Donald Trump, presidente de Estados Unidos (foto: EPA)
19:47, 31 mayWASHINGTONRedacción ANSA

(ANSA) - WASHINGTON, 31 MAY - Donald Trump pospone finalmente la cumbre de mandatarios del G7, que quería realizar de modo presencial a fines de junio en la Casa Blanca, convencido de que no habría "mejor ejemplo de reapertura" y de volver a la normalidad después del largo túnel de la pandemia. La canciller alemana, Angela Merkel, sin embargo, puso las manos sobre el volante rechazando la invitación, oficialmente por las preocupaciones relacionadas con la emergencia Covid-19, pero, según el portal Politico, también por una tormentosa llamada telefónica con el presidente estadounidense. Entre los temas candentes en agenda están la OTAN y el compromiso del 2% del PIB para el gasto militar, la reciente retirada de los Estados Unidos del Tratado de Cielos Abiertos, la salida de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las amenazas de sanciones por el gasoducto Nord-Stream 2.
    Además, el presidente francés Emmanuel Macron también planteó la posibilidad de no participar sin Merkel, y entonces el magnate republicano decidió posponer la cumbre.
    Al regresar anoche del lanzamiento histórico de la nave espacial Crew Dragon desde Cabo Cañaveral, Trump reveló que el G7 podría celebrarse una semana antes o después de la asamblea general de la ONU, ahora programada para el 15 de septiembre.
    Pero no descartó que podría tener lugar después de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, aún cuando el G20 ya está programado en Riad en el mismo mes.
    Sin embargo, la verdadera sorpresa anunciada por el magnate fue su intención de invitar a Rusia, Corea del Sur, India y Australia, transformando al G7 en un fantasmal G11. "No creo que el G7 represente adecuadamente lo que está sucediendo en el mundo, es un grupo de países muy obsoleto", fue la explicación del presidente, quien dijo que había abordado el tema "aproximadamente" con los líderes de estas naciones (que ya forman parte del G20). Pero uno de sus asesores explicó que la idea es ampliar el frente contra China, que se ha convertido en el rival número uno de Estados Unidos. Moscú ha sido excluido del Gran Club desde 2014, después de su anexión de Crimea. Trump se ha declarado en repetidas ocasiones a favor de su regreso, pero siempre ha encontrado la oposición de Merkel y otros líderes. No está claro qué podría pasar si el presidente de Estados Unidos insistiera en su idea. El riesgo sería "limpiar las aduanas" de Putin, creando también las condiciones para el levantamiento de las sanciones internacionales en su contra.
    Por ahora, no han llegado reacciones, aparte de una de Moscú.
    "Rusia siempre está lista para el diálogo en cualquier tipo de formato, pero la condición previa es la igualdad de los participantes y, lo que es más importante, la igualdad de oportunidades para influir en las decisiones que se tomarán", dijo Konstantin Kosaciov, presidente autorizado de la comisión de Asuntos Exteriores del Senado ruso. Palabras que parecen excluir el papel de observador. En cualquier caso, parece poco probable que el Kremlin se preste a la ofensiva estadounidense contra China, dándole la espalda a un aliado insidioso y precioso. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en