Pekín obligado a trasparentar datos

Góndolas de vegetales vacías en un mercado de Wuhan debido al stock de los consumidores por la epidemia de coronavirus.
Góndolas de vegetales vacías en un mercado de Wuhan debido al stock de los consumidores por la epidemia de coronavirus. (foto: EPA)
22:39, 23 enePEKINPor Antonio Fatiguso

   (ANSA) - PEKIN, 23 ENE - La información acerca de la misteriosa pulmonía china partida de Wuhan, luego de una inicial reticencia, tuvo un pico el lunes cuando el presidente chino, Xi Jinping, solicitó un "esfuerzo total" para frenar la difusión del coronavirus similar al SARS y el Partido Comunista amenazó con perseguir a funcionarios locales que sean culpables de cualquier tipo de omisión.
   La "vuelta de tuerca" en el tema comunicación que efectuó el gobierno central permitió superar las críticas que maduraron en el caso de la epidemia del SARS en 2002, aunque no hubo clarificación de las dudas sobre los retrasos en la adopción de medidas para evitar la difusión del contagio luego de la aparición de los síntomas en los primeros pacientes registrados a fines de diciembre.
   Un peso importante, seguramente, lo tuvo la campana de alarma que hizo sonar la comunidad internacional sobre la real situación: por ejemplo, los científicos del Imperial College de Londres supusieron el sábado al existencia de muchos más casos de los 50 entonces oficialmente identificados hasta llegar a la cifra de 1.700.
   Cuando los medios estatales de comunicación informaron a fines de diciembre de los primeros 27 contagiados, las autoridades de Wuhan cerraron, al día siguiente, el 1ro de enero, el mercado identificado como el foco del coronavirus.
   En las dos semanas sucesivas, las autoridades locales señalaron docenas de infecciones y declararon que la causa era un virus similar al SARS. Mientras tanto, solo en la semana el gobierno de Wuhan admitió que 15 personas, entre médicos y paramédicos, resultaron infectados, abriendo el escenario de la transmisión del virus de ser humano a ser humano, factor primario para determinar lo viral y establecer las relativas contramedidas.
   Desde el SARS, China construyó una red de centros de control de las enfermedades infecciosas en todas sus grandes ciudades, pero la verdadera reacción maduró con el llamado de Xi.
   En las redes sociales se convirtió en viral el aviso de la Comisión de Asuntos Políticos y Legales del Comité Central del Partido Comunista Chino (PCC) según el cual "cualquiera que deliberadamente haya retardado o escondido señalar casos por intereses personal será duramente perseguido". Y con mayor razón con la inminencia de la movilización bíblica de alrededor de 200 millones de chinos por el Fin de Año lunar. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en