Cumbre cuesta arriba, el papel de Trump, incógnita

El magnate trata de opacar eventual "impeachment"

Londres se prepara para la cumbre de la OTAN
Londres se prepara para la cumbre de la OTAN (foto: ANSA)
18:26, 02 dicWASHINGTONRedacción ANSA

(ANSA) - WASHINGTON, 2 DIC - Los líderes europeos se preparan para asistir a la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el 3 y 4 de diciembre en Londres, una reunión signada por la incertidumbre sobre el compromiso de Washington con la alianza.
    La OTAN cumple 70 años pero podría haber poco para celebrar.
    Raramente los líderes aliados se sentaron a debatir en el marco de un clima de tensión como el actual, cada uno portador de un punto de vista propio, divididos sobre cómo rediseñar las relaciones transatlánticas y sobre cómo enfrentar los desafíos de un mundo y de un mapa geopolítico que cambian cada vez más rápido. Las palabras de hace algunos días del presidente francés, Emmanuel Macron, quien habló de "muerte cerebral" de la organización, pesan como rocas. Y dejan entrever un eventual e inédito nuevo eje con el presidente estadounidense, Donald Trump.
    Según trascendió, el magnate tendrá incluso un encuentro bilateral con el premier italiano Giuseppe Conte al margen de los trabajos.
    Pero las vicisitudes personales de muchos de los líderes pesan inevitablemente en la cumbre de la alianza atlántica.
    A pesar del Brexit, el premier británico Boris Johnson quiere demostrar que la salida de la Unión Europea no perjudica el compromiso de su país en la OTAN y advierte a su amigo Trump de no interferir en los asuntos internos del Reino Unido. Especialmente observado será el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en la mira de los europeos por la ofensiva contra los kurdos en el norte de Siria. Pero una vez más la verdadera incógnita es qué hará el presidente estadounidense, quien voló a Europa casi huyendo de un eventual juicio político. Jamás como en esta ocasión, el magnate está en busca de legitimidad y visibilidad internacional, para opacar el proceso que está sufriendo en su casa y que amenaza con minar sus posibilidades de reelección en 2020.
    Por otra parte, la cumbre de la OTAN comenzará justo el día en que inicia en el Congreso estadounidense una nueva fase crucial de la investigación que debería llevar para Navidad al voto de la Cámara de Diputados sobre la acusación del presidente, ya resignado a someterse al juicio del Senado en el año entrante.
    Se sabe que Trump no es un debutante en dar golpes de escena.
    Y muchos líderes se preguntan qué tiene guardado en la manga para transformar el encuentro de Londres en una vidriera que refuerce su imagen, tras los repetidos enfrentamientos sobre la contribución de cada uno de los países a la alianza.
    En la cumbre de Bruselas de julio pasado, el magnate llegó a agitar el fantasma de la salida de Estados Unidos de la organización y tuvo un fuerte incidente diplomático con la canciller alemana Angela Merkel, que ésta difícilmente podrá olvidar. También podría acentuar las tensiones la presión de Washington sobre los europeos para que renuncien a colaborar con los chinos para realizar las redes de nueva generación 5G.
    "No deben confiar en empresas como Huawei o Zte", escribió el Secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, en una carta abierta a los aliados del Viejo Continente, en la que subrayó que para Estados Unidos se trata de una cuestión de seguridad Nacional.
    "Es fundamental que los países europeos no entreguen el control de sus infraestructuras vitales", afirmó Pompeo.
    Sostuvo que "con las capacidades del 5G el Partido Comunista chino puede utilizar el acceso de Huawei o Zte en los países europeos para robar información, espiar o sabotear redes de infraestructuras críticas".
    Directa fue la respuesta de Huawei, que habló de "acusaciones difamatorias y falsas que hacen mal a la reputación de Estados Unidos".(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en