Revuelta contra una ley que quiere China

Manifestantes rodean Parlamento, choques, represión y heridos

Bataholas en las calles de Hong Kong. Protestas y represión
Bataholas en las calles de Hong Kong. Protestas y represión (foto: ANSA)
17:40, 12 junHONG KONGPor Antonio Fatiguso

(ANSA) - HONG KONG, 12 JUN - Manifestantes ingresaron en la sede del parlamento de Hong Kong, que debía discutir la aprobación de la cuestionada ley sobre las extradiciones a China, y la policía respondió con gases lacrimógenos y bombas de humo dentro del edificio. La ley es considera por los manifestantes como un factor más para erosionar la autonomía de la antigua colonia británica. La policía usó gases lacrimógenos, bombas de humo, hidrantes y balas de de goma para repeler a muchas personas que forzaron a los bloques que protegían el Parlamento, donde el tratamiento de la ley finalmente se pospuso.
    Los enfrentamientos más violentos jamás vistos en Hong Kong desde el paso de la región de Londres a Pekín, en 1997, registraron en la noche un balance de al menos 72 heridos, de los cuales dos estaban graves.
    La edad de los heridos oscila entre los 15 y 66 años de edad.
    Entre las fuerzas policiales, los heridos suman 21, nueve de los cuales fueron asistidos en hospitales.
    Algunos miembros de la asamblea dieron pañuelos y agua a las personas heridas por el gas. Por su parte, el jefe de policía dijo que los enfrentamientos fueron reclasificados como "revuelta", una declaración con graves consecuencias para quienes sean detenidos.
    La mañana comenzó con la movilización de miles y miles de manifestantes: muchos jóvenes, vestidos de negro y con el rostro cubierto, atacaron y ocuparon todas las vías de acceso al complejo del gobierno, y rodearon el Parlamento.
    El jefe de policía Stephen Lo, en los momentos más agitados, se justificó diciendo que las manifestaciones habían provocado una "revuelta" y que los 5.000 policías antidisturbios se vieron "obligados" a usar métodos que no se veían desde las protestas de 2014 de "Occupy Central".
    En ese momento, estudiantes y activistas pro democracia se instalaron en las calles principales de la ciudad durante 79 días para presionar al gobierno local para obtener el sufragio universal de cara a la elección del líder del ciudad. Los manifestantes "violaron repetidamente la línea policial, provocaron incendios, utilizaron postes de hierro y ladrillos para atacar a los policías", informó el gobierno local en un comunicado.
    Por su parte, la gobernadora de Hong Kong, Carrie Lam, apareció en un video en el cual reiteró que la polémica ley no se retirará, y definió así las manifestaciones como "revueltas organizadas". También llamó a la calma.
    "Las acciones de revuelta que dañan a una sociedad pacífica, haciendo caso omiso de la ley y la disciplina, son inaceptables para cualquier sociedad civilizada", advirtió Lam.
    Pero los manifestantes consideran que la normativa podría ser usada para reprimir activistas democráticos, periodistas y cualquier figura crítica del Partido Comunista cino. El temor es que Hong Kong, con la pérdida de independencia judicial del territorio, también pueda perder su grado de autonomía política y económica garantizada por China bajo el sistema de "un país, dos sistemas".
    Pekín, por su parte, sigue apoyando con fuerza al gobierno de Hong Kong. El vocero del ministerio de Exteriores Geng Shuang afirmó que cualquier acción que dañe a Hong Kong "es rechazada por la opinión pública local".
    También invitó a Estados Unidos a hablar y actuar con cautela sobre Hong Kong.
    "Espero que sean capaces de encontrar una solución con China", dijo, tajante, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras los altercados que desataron violentas protestas y represión en Hong Kong. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en