Joven saudita recibe estatus de refugiada

Primeros controles de Australia en vista del su transferencia

ACNUR concede estatus de refugiada a saudí Rahaf Mohammed al-Qunun. (foto: ANSA)
14:20, 10 eneROMARedacción ANSA

(ANSA) - ROMA, 10 GEN - Rahaf Mohammed al-Qunun, la joven saudita de 18 años asilada en Tailandia para escapar de su familia, recibió el estatus de refugiada por la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR). Lo anunciaron funcionarios australianos, citados hoy por la cadena estadounidense CNN.
    Australia está efectuando todos los controles preliminares en vista de su posible incorporación en el país como refugiada, confirmó a la emisora el portavoz de la oficina de la ministro de Relaciones Exteriores australiano. La ministra de esa cartera, Marise Payne, se reunió hoy con su par tailandés, Don Pramudwinai, desde el momento que Australia parece estar lista a conceder el asilo político a la ciudadana saudita, que se encuentran en Bangkok bajo la tutela de la ACNUR, reportó Arab News.
    Ese organismo internacional reconoció el estatus de refugiada a la saudita de 18 años que teme por su seguridad, tras ser acusada de ofender a la religión islámica, un delito punible con la pena capital en Arabia Saudita. También denunció abusos físicos y psicológicos por parte de familiares. La joven temía una repatriación forzada a Arabia Saudita, donde según dijo corría el riesgo de ser asesinada por su propia familia, pero tras una odisea de 48 horas en el aeropuerto de Bangkok, fue autorizada a entrar en Tailandia.
    El caso vuelve a poner en escena la cuestión de los derechos de las mujeres en el reino árabe, pero también la ambigua gestión tailandesa de los extranjeros que huyen de abusos en su patria.
    Rahaf, que estaba bloqueada en el área de tránsito del aeropuerto Suvarnabhumi desde el sábado por la noche, en teoría debía volver a partir el pasado lunes rumbo a Kuwait, de donde había escapado de su familia temiendo por su vida.
    La adolescente sin embargo se atrincheró en su habitación de hotel, proporcionando actualizaciones continuas sobre su caso a través de Twitter.
    El caso, que se les fue de las manos por su difusión, sumió a las autoridades de Bangkok en la confusión, con versiones distintas de parte de varios altos funcionarios.
    Tras una línea dura inicial sobre la repatriación, por la tarde a Rahaf se le concedió permiso para encontrarse con una delegación del ACNUR, bajo cuya supervisión luego la dejaron entrar en Tailandia, hasta que se le encuentre ubicación definitiva en un tercer país. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en