El Papa advierte sobre los riesgos

Francisco expresa profunda preocupación por el proceso de paz

Papa con la delegación del comité permanente del diálogo de religiones de Palestina
Papa con la delegación del comité permanente del diálogo de religiones de Palestina (foto: ANSA)
18:13, 06 dicCIUDAD DEL VATICANOPor Fausto Gasparroni

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 6 DIC - El papa Francisco manifestó hoy una preocupación "profunda" por la situación que se ha creado en Jerusalén, y pidió respetar el status quo de la ciudad, además de invitar a una prudencia que evite más tensión en una convulsionada coyuntura internacional.
    El Pontífice se refirió así a la intención anunciada del presidente estadounidense, Donald Trump, de trasladar la embajada de Estados Unidos en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén, lo que implicaría reconocer a esa ciudad como capital israelí.
    La postura del Pontífice se conoció antes del discurso de Trump desde la Casa Blanca. La posición del argentino Jorge Mario Bergoglio da cuenta de la alarma de la Iglesia católica por el riesgo de que la decisión de Trump reduzca los frágiles equilibrios -garantizados entre otras cosas por las resoluciones de la ONU-, comprometa el proceso de paz y conduzca a nuevas situaciones de violencia. "Mi pensamiento va ahora hacia Jerusalén; al respecto no puedo callar mi profunda preocupación por la situación creada en los últimos días y, al mismo tiempo, dirijo un sentido llamado para que sea compromiso de todos respetar el status quo en la ciudad, en conformidad con las pertinentes resoluciones de las Naciones Unidas".
    Lo dijo el Pontífice en la audiencia general, en la que invitó a la "sabiduría y prudencia para evitar agregar nuevos elementos de tensión en un panorama mundial ya convulsionado y signado por tantos y tan crueles conflictos".
    "Jerusalén -agregó Francisco- es una ciudad única, sagrada para los judíos, los cristianos y los musulmanes, que en ella veneran los lugares santos de sus respectivas religiones, y tiene una vocación especial hacia la paz".
    "Ruego al Señor -concluyó- que tal identidad sea preservada y reforzada en beneficio de Tierra Santa, de Medio Oriente y del mundo entero".
    Las declaraciones del Papa también marcaron un nuevo roce entre su pontificado y la presidencia de Trump. Esta mañana (hora local), antes de la audiencia, Francisco se reunió con la delegación palestina que ayer, con el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, decidió instituir un grupo de trabajo conjunto para el diálogo. De esa delegación formaba parte, además de Shaykh Mahmoud Al-Habbash, juez supremo del Estado de Palestina, y también el gobernador de Jerusalén, Adnan Al-Husseini, a quienes les garantizó diálogo fundado sobre el "respeto recíproco" y sobre el reconocimiento "de los derechos de todos".
    La Santa Sede anunció en mayo de 2015 el reconocimiento oficial del Estado de Palestina.
    La posición de la Santa Sede "fue siempre aquella sostenida legalmente por Naciones Unidas, es decir por dos Estados independientes, respetuosos de los derechos de cada uno. Un Estado judío y otro palestino", explicó, por su parte, monseñor Silvano Maria Tomasi, de la cartera para el Desarrollo Humano Integral.
    "Jerusalén debe permanecer accesible a las tres grandes religiones: a los cristianos, a los musulmanes y a los judíos", dijo a Radio Vaticana. "El hecho de decir que Jerusalén es la capital sólo de Israel, con las consecuencias jurídicas que podría tener, complicaría seguramente la posición sostenida desde siempre por Naciones Unidas y también por la Santa Sede", prosiguió. Por lo tanto, aseguró Tomasi, "diría que se necesita encontrar una línea política no de división sino de convergencia de esfuerzos para garantizar la paz". "Vemos que hay tanta necesidad de trabajar juntos, de comprenderse y en cambio estas afirmaciones llevan a un riesgo de nuevas violencias. Y eso debemos tratar de evitarlo de todas las maneras", aseguró. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en