Conflicto de tierras, los desplazados retornan

Creciente temor de que grupos armados en Chiapas los ataquen

13:26, 03 eneCIUDAD DE MEXICORedacción ANSA
(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 3 ENE - Al menos dos tercios de los más de 5.000 desplazados a zonas inhóspitas de la montaña y la selva en la región de Los Altos, en Chiapas, sureste de México, comenzaron el penoso regreso a sus hogares, más de tres meses después de haber huido por conflictos de tierras.
    El párroco de Simojovel, Marcelo Pérez, anunció que se trata de un "retorno con peligro porque los disparos de grupos armados de Chenalhó siguen, pero son obligados a regresar porque necesitan estar en sus casas".
    Al menos 3.858 personas volvieron a sus viviendas o lo que quedó de ellas, pues muchas fueron quemadas y saqueadas, después de su penoso éxodo, que arrojó 11 muertos y decenas de personas enfermas por el intenso frío de la temporada.
    Quedan todavía en la zona montañosa cercana a Chalchihuitan, que enfrenta un conflicto limítrofe con sus vecinos de Chenalhó desde hace más de cuatro décadas, 1.165 desplazados, según informó el propio Pérez.
    Testimonios de los desplazados señalaron que estos regresaron "entre lágrimas" pero también en medio de la "preocupación" por el riesgo latente de ser agredidos con armas de fuego por grupos armados de Chenalhó.
    "Fortalezcamos nuestra solidaridad hacia los desplazados y retornados", dijo Pérez en un comunicado, al señalar que algunos de los habitantes de Chalchihuitán le dijeron que "no paran los disparos" y que si siguen las agresiones volver a "desplazarse hacia las montañas".
    En un video entregado a ANSA por los desplazados se observa el momento en que inicia el regreso de los desplazados después de realizar un rezo colectivo en la zona donde se hallaban desplazadas sus tiendas de campaña.
    Las mujeres envueltas en sus rebozos (chales) y bajo una fina lluvia se observan mujeres angustiadas orando en medio de un cielo encapotado.
    "Regresamos por el frío, el hambre y la lluvia, pues los niños y ancianos se empiezan a enfermar. Van a regresar unos cuantos en su casa, pero no todos", señaló Manuel Pérez, uno de los indígenas que huyeron en octubre pasado.
    En la alcaldía de Chalchihuitán el martes hubo una reunión de autoridades locales, dirigentes campesinos y miembros de la iglesia católica, así como representantes de los desplazados, para determinar la forma de movilizar a los desplazados en su regreso a casa.
    En el campamento de Pom, el más numeroso, hubo otro encuentro en el que se acordó que no todos regresarían, pues persiste el miedo de que puedan ser heridos o asesinados.
    Luvia Enzin, una de las desplazadas, señaló que se negó a retornar con sus otros 5 familiares que huyeron porque han estado escuchando disparos en el caserío que habitaban.
    "Lo que vimos que no hay seguridad de retornarnos a nuestras casas, porque los de Chenalhó siguen disparando. Tenemos miedo, no queremos morir. Yo tuve que irme a vivir a la montaña porque no quería morir", dijo.
    Melchor Pérez, otro de los que debieron abandonar sus viviendas, indicó que también se rehusó a regresar porque "no hay condiciones para poder trabajar la tierra y vivir" en paz.
    "Yo no estoy muy seguro y no pienso regresar, porque tengo miedo que me maten", indicó.
    Las labores humanitarias de apoyo de la Iglesia católica, grupos civiles y el propio gobierno local han sido insuficientes para poder atender a tantas personas, dispersas en ocho campamentos, sobre todo niños y ancianos que sufren molestas gastrointestinales, fiebre y problemas respiratorios.
    La mayoría de los desplazados que siguen en la montaña se encuentran bajo carpas o tiendas de campaña a merced del frío y la lluvia, pero sobre todo en una situación de desánimo y frustración que los mantiene totalmente deprimidos.
    Por ahora, todavía no se ha reanudado el diálogo entre las partes en conflicto para llegar a un nuevo acuerdo de límites, después de que en diciembre un tribunal agrario emitió un fallo en el cual estableció los nuevos linderos, que fueron rechazados por los habitantes de Chalchihuitán. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en