Caso Odebrecht, sin castigo en México

A diferencia de otros países, reina la impunidad, dicen ONGs

El caso Odebrecht desató un efecto dominó sobre el poder en Sudamérica, pero en Méxco nada.
El caso Odebrecht desató un efecto dominó sobre el poder en Sudamérica, pero en Méxco nada. (foto: Ansa)
17:15, 29 dicCIUDAD DE MEXICOPor Marcos Romero

   (ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 29 DIC - El caso Odebrecht puso al borde de la destitución al presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, llevó a prisión al vicepresidente ecuatoriano Jorge Blas, y colocó en la cuerda floja al brasileño Michel Temer, pero en México nada ha pasado.
    Organizaciones anticorrupción cuestionan que en este país la impunidad impida actuar contra los involucrados en el escándalo de sobornos en 12 países, la mayoría latinoamericanos, de la constructora brasileña que cimbró a la frágil democracia en la región y puso en manos de la justicia a algunos de sus más altos dirigentes. A un año de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos alcanzó un acuerdo sobre el caso Odebrecht, en México no hay prácticamente ningún impacto, lamentó Eduardo Bohórquez, director ejecutivo de Transparencia Mexicana.
    "En contraste con la respuesta de las autoridades judiciales de otros países, la respuesta de la mexicana más que lamentable es preocupante", afirmó Bohórquez. Importantes ONGs presionan fuerte para que, al igual que en otras naciones de la región, donde las coimas entregadas por la compañía a altos funcionarios gubernamentales para obtener ventajosos contratos, sean castigados.
    En México, el principal acusado es el ex director de la empresa gubernamental Petróleos Mexicanos (PEMEX), Emilio Lozoya, quien sin embargo hasta ahora ha salido bien librado a pesar de que se sospecha que parte de los 10,5 millones de dólares que recibió habrían servido para financiar la campaña del presidente Enrique Peña Nieto.
    "Odebrecht nos recuerda el largo camino que nos falta por recorrer para combatir la corrupción y la impunidad que impera en el país. Nos recuerda los rasgos de república bananera que conservamos", afirmó Edna Jaime, dirigente de la ONG México Evalúa.
    También pone en evidencia "lo inútil de hablar de desarrollo, o de pretender convertirnos en potencia, ante la debilidad de nuestro estado de derecho. En este tema estamos atrás de los rezagados", afirmó.
    Jaime señaló que Odebrecht ejemplifica que en México "las instituciones que detectan, investigan y sancionan corrupción están capturadas o maniatadas y son profundamente débiles como para cumplir con su función". El exfiscal en materia de delitos electorales, Santiago Nieto, fue destituido de la Procuraduría General de la República, luego de expresar que Lozoya "lo presionó para que declarara públicamente su inocencia" en torno a "presuntos desvíos de Odebrecht a la campaña presidencial de Peña Nieto". El fiscal apeló al Senado para que revisara su remoción, pero después decidió bajar la guardia, por razones desconocidas, aunque se cree que por presiones de los involucrados en el tema.
    Las pruebas puestas al desnudo por el Tribunal Supremo de Brasil, en el caso Lava Jato, no sólo afectaron a Kuczynski, Glas, o Temer, entre otros, sino también al actual presidente colombiano, Juan Manuel Santos y a altos dirigentes argentinos.
    En México, el ministerio de la Función Pública recientemente inhabilitó a la empresa para participar en contrataciones públicas por cuatro años y la sancionó por cobrar de más en obras en una refinería.
    No obstante, permanece intocado Lozoya, encargado de las relaciones internacionales de la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012. Jaime señala que países como Brasil, Ecuador y Perú, han podido actuar porque las instituciones y los poderes "tienen un buen margen de autonomía que permite que las fiscalías investiguen, que el Congreso llame a cuentas o que los tribunales sancionen". El director ejecutivo de Transparencia Mexicana, propuso "impulsar una fiscalía independiente políticamente y eficaz en términos de impartición de justicia".
    Bohórquez señaló que a la luz del proceso que llevó a cabo el Departamento de Justicia de Estados Unidos "podría haber implicados de más de una administración" en México, no sólo la actual, sino la anterior, a cargo del presidente Felipe Calderón. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en