AstraZeneca plantea desafíos en Italia

Dosis de vacunas en un hospital lombardo.
Dosis de vacunas en un hospital lombardo. (foto: ANSA)
18:49, 07 abrROMAPor Matteo Guidelli y Luca Laviola

(ANSA) - ROMA 7 ABR - La campaña de vacunación en Italia, que ya cuenta con ocho millones de personas inoculadas contra el coronavirus, se enfrenta ahora a los desafíos que impone la vacuna de AstraZeneca, que será recomendada por las autoridades sanitarias italianas para los mayores de 60, tras haber sido autorizada para menores de 55 y luego para todas las franjas de edad.
    Esto implica turnos fijados hasta mayo para postergar o cancelar vacunaciones, la gestión de la situación de al menos 2,3 millones de italianos y una revisión de las franjas de edad.
    El caso AstraZeneca obliga al gobierno a revisar el plan de vacunación, que ya cambió tres veces desde el comienzo de la campaña el pasado diciembre. Ahora, el suero de la empresa anglo-sueca será administrado a personas de entre 60 y 79 años.
    "En breve habrá una circular con todas las indicaciones, debemos ser claros y netos", dijo el ministro de Salud, Roberto Speranza, al término de una jornada de reuniones con los expertos, pero reiterando que las prioridades del Ejecutivo no cambian: se garantizará la seguridad para ancianos y personas frágiles primero.
    Pero más allá de las decisiones que se tomen en estas horas, un dato ya es claro y evidente para todos: la modificación a toda prisa y, sobre todo, los temores crecientes entre los italianos amenazan con provocar nuevas desaceleraciones en las vacunas, precisamente cuando es fundamental imprimir una aceleración.
    Los números dicen que al día de hoy hay ocho millones de italianos que recibieron una primera dosis de la vacuna, y 2.294.203 de ellos recibieron la de AstraZeneca.
    No todos son menores de 60, pero sí una buena parte. Por lo tanto, la primera decisión que tendrá que tomar el gobierno será relativa a los refuerzos, que según las indicaciones de la Agencia Italiana de Medicamentos (AIFA) deben hacerse a tres meses de la primera dosis.
    Entonces ¿igualmente se le dará la vacuna de la empresa anglo-sueca a todos? ¿O solo a los mayores de 60, en tanto los más jóvenes recibirán otra? ¿Cómo se procederá con el personal escolar, las fuerzas armadas y la policía, categorías prioritarias para las cuales se reservaba hasta ahora la vacuna de AstraZeneca? "Por el momento no hay elementos para desalentar el uso de la segunda dosis", explica el presidente del Consejo Superior de Sanidad, Franco Locatelli.
    Por lo tanto, es probable que quien ya recibió la primera dosis también reciba la segunda, independientemente de la edad.
    Pero es la propia Agencia Europea del Medicamento (EMA) la que no excluye la hipótesis de un "mix" entre vacunas distintas: "Podría ser eficaz", dice la presidenta del comité de seguridad, Sabine Straus, aunque agregando que por el momento "no hay datos disponibles".
    El segundo problema, que amenaza con comprometer seriamente la campaña de vacunación, al menos en lo inmediato, obligando a revisar también los planes relativos a las reaperturas, está ligado en cambio al temor de que se está difundiendo entre los italianos y los hace desertar de los centros de vacunación.
    En Lombardía, un 15-16% de las personas con turno no se presentó. Y en Nápoles, el martes, sobre 4.000 reservas hubo 800 que no fueron.
    Señales que alarma que podrían aumentar en los próximos días, y contra las cuales de poco sirven las garantías que intentan dar los expertos.
    "La vacuna es utilizable en todas las franjas de población", dijo el director de AIFA, Nicola Magrini, mientras el virólogo Andrea Crisanti recordó que "tomar un avión tiene un riesgo de trombosis 100 veces superior a darse una vacuna".
    "Corremos el riesgo de tener vacunas que no podemos inocular porque la gente no las quiere", dijo el gobernador del Friuli (noreste), Massimiliano Fedriga, explicitando el temor de todos.
    Los refrigeradores de las regiones almacenan al menos 1,8 millones de dosis de AstraZeneca. Para evitar que queden allí, la solución sería administrarlas ya desde las próximas horas a la franja de entre 60 y 79 años.
    Se trata de unos 13 millones de personas, dos de los cuales ya tuvieron la primera dosis.
    Pero al mismo tiempo habrá que decidir cómo vacunar a todos los que no podrán recibir ya AstraZeneca, y por lo tanto, habrá que ver cómo regular el uso de as otras dos vacunas disponibles por el momento, Pfizer y Moderna.
    "Navegamos a ojo", dijo el gobernador del Veneto, Luca Zaia, que se pregunta si habrá nuevas provisiones de parte de otros laboratorios. Pero por el momento no hay certezas, aunque en el segundo trimestre Italia debería recibir varios millones más de dosis.
    AstraZeneca, nuevamente, informó que el 14 de abril entregará el 50% de lo previsto, 175.000 dosis en lugar de 340.000 (que deberían llegar de todos modos del 16 al 23 de abril).
    Pfizer terminó la distribución de otro millón y medio de dosis, pero que solo sirven para dar oxígeno a los territorios, en tanto Moderna debería entregar no antes del fin de semana.
    Y Johnson & Johnson ya anunció que el 16 no enviará más de 400.000 dosis: todos elementos que alejan cada vez más el objetivo de las 500.000 vacunaciones al día para mediados de abril.
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en