Tiene destino la biblioteca de Umberto Eco

Libros antiguos a la Braidense de Milán

Umberto Eco con su biblioteca
Umberto Eco con su biblioteca (foto: ANSA)
11:22, 01 febROMARedacción ANSA

(ANSA) - ROMA 1 FEB - La Biblioteca Braidense de Milán será la encargada de conservar los libros antiguos del semiólogo y novelista italiano Umberto Eco, fallecido en 2016, que incluye 1200 volúmenes anteriores al siglo XX, entre ellos 36 incunables.
    Los procedimientos para la adquisición comenzaron en 2017 y se completaron con la ratificación, en los últimos días, de parte de la Corte de Cuentas.
    "La Biblioteca Braidense -explicó James Bradburne, director del complejo de Brera, del que forma parte la Braidense- es entusiasta ante el hecho de que la herencia de Eco sea colocada junto con la colección de libros raros de la biblioteca, y agradece al Estado por su adquisición".
    Fue largo el camino que llevó a la adquisición de los libros de Eco, que dividía su vida entre Milán, donde tenía casa, a pocos cientos de metros de la Braidense, y Bolonia, su "casa" universitaria. En total, la biblioteca del escritor contiene unos 30.000 volúmenes.
    Entre otras cosas, la familia interpuso un recurso contra la obligación de indivisibilidad dictada por la Superintendencia de archivos y libros sobre el patrimonio libresco.
    Ahora entonces Bolonia recibirá la parte moderna y el archivo, y la Braidense los 1.200 volúmenes antiguos, de los cuales 36 son incunables y 380 impresos entre el siglo XVI y el XVIII.
    Libros dispares, que hallaron espacio también en sus novelas, como el "Arbor vitae crucifixae" de Ubertino da Casale (entre los personajes de "El nombre de la rosa") pero también el "Malleus Maleficarum", manual de los inquisidores, o uno de sus volúmenes preferidos, "Peregrinatio in terram sanctam" de Bernhard von Breyenbach, de 1490, libro "sublime" -había descrito- por sus grabados en muchas hojas plegadas.
    "Umberto Eco amaba Milán y amaba la Biblioteca Braidense, que consideraba 'su' biblioteca. El quería que sus libros quedaran en Milán y vinieran a la biblioteca", subrayó Bradburne, recordando que en casa del escritor "los libros raros eran privilegiados y ubicados en forma separada respecto de su biblioteca moderna".
    "Vigilará" su colección de libros antiguos, o mejor su "biblioteca semiológica, curiosa, lunática, mágica y pneumática", un comité científico con cinco miembros, dos de ellos indicados por los herederos de Eco y dos por el ministerio de Bienes Culturales.
    Su tarea será controlar la conservación y uso de la colección, para garantizar también la "unicidad de la consulta digital".
    En cuanto a la biblioteca moderna y el archivo de Eco, serán confiados en comodato de uso a la Alma Mater de Bolonia durante 90 años. Hace unos días, la Corte de Cuentas dio el vía libre a la adquisición a los herederos de parte del ministerio de Bienes Culturales.
    En Bolonia los libros estarán en un ala de la biblioteca universitaria, sobre un proyecto del arquitecto Luca Pedrazzi, que tendrá el nombre de Eco y donde se podrá garantizar el orden original de la disposición de los libros. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en