Nuevo Gobierno, golpe a Salvini

El lunes se vota la confianza al gobierno en Diputados

El premier Giuseppe Conte (centro) haciendo sonar la campanilla que es símbolo tradicional de la apertura del encuentro de gabinete en el Palacio Chigi.
El premier Giuseppe Conte (centro) haciendo sonar la campanilla que es símbolo tradicional de la apertura del encuentro de gabinete en el Palacio Chigi. (foto: ANSA)
18:54, 05 sepROMAPor Serenella Mattera

(ANSA) - ROMA, 5 SET - Treinta días después de la apertura de la crisis jura el nuevo gobierno encabezado por Giuseppe Conte, con un giro sustancial Es que da vuelta enseguida la página y lo hace con tono y rostros de nuevos ministros del PD (Partido Democrata) y LEU (Liberi e Uguali), que acompañan a una delegación del Movimiento 5 Estrellas (M5S) muy renovada.
    Pero sobre todo lo puntualiza lo nuevo con los primeros actos en el Consejo de Ministros.
    El premier recomienda a sus ministros "leal colaboración" para archivar la etapa amarrilla-verde de los "conflictos" entre el M5S y la Liga de Matteo Salvini y de las "incorrecciones institucionales".
    Luigi Di Maio y Dario Franceschini prometen, en nombre de las respectivas "delegaciones", que se hablará más y se acordará cada medida.
    Y todos en conjunto, premier y ministros, dan el primer "cachetazo" político a Salvini con la decisión de impugnar una ley regional del Friuli Venezia Giulia, región que guía la Liga, por algunas normas "discriminatorias" hacia los inmigrantes.
    A las 10 de la mañana, con el cargo y las sonrisas y emociones de rigor, los veintiún ministros del nuevo gobierno prestan juramento tomado por el presidente de la República.
    Los Cinco Estrellas posan para una fotografía institucional y el PD con una selfie tomada por Franceschini.
    Nicola Zingaretti asiste en vivo y en directo por la televisión desde su oficina en la Región, habiendo delegado a Franceschini la dirección del equipo de gobierno.
    Conte hace un guiño a Di Maio, luego le estrecha la mano calurosamente: una crisis irritable y durísima existe en su espalda, Salvini se halla en las montañas de Pinzolo prometiendo revancha en las próximas elecciones.
    Pero el objetivo de los rojo-amarrillos, la nueva conformación PD-M5S, es elegir al próximo presidente de la República y, en tanto, sancionar una ley electoral proporcional que borre el sueño del líder de la Liga de tener "plenos poderes".
    En Palazzo Chigi, luego de una ceremonia simple en la que Conte hereda a sí mismo la "campanilla" que abre el CDM y saluda apresurado al legista Giancarlo Giorgetti, el primer Consejo de Ministros dura una hora. Conte, se encuentra ahora a su gusto en el rol de premier, regala bromas para distender las emociones de tantos debutantes. Luego comienza con un discurso en el que indica la discontinuidad que desea. Basta de conflictos, no más ventajas y falta de diálogo: conversen entre ustedes y hablen con la presidencia, sobrio en las palabras y diligente en las acciones, recomienda. De ahora en más se trabajará como una verdadera coalición.
    Y como en cada coalición que se respeta toman la palabra en el CDM los jefes de las delegaciones del M5S, el PD y LEU.
    Di Maio y Franceschini acuerdan que de ahora en más las leyes no serán de los unos o los otros sino compartidas.
    Terminada la temporada "de las pulseadas continuas", promete el DEM, "haremos síntesis y no competiciones". Trabajaremos bien y superaremos las divisiones, dice Roberto Speranza, único ministro de LEU: este es el proyecto para la Italia de los próximos años.
    En el Consejo de Ministros debuta como subsecretario Riccardo Fraccaro que promete una nueva temporada de reformas.
    Y se formaliza la indicación de Paolo Gentiloni para la nueva Comisión UE. Celebra Ursula Von Der Leyen y se complace por un gobierno más europeísta Angela Merkel.
    A Gentiloni toca la responsabilidad en Asuntos Económicos y con el delicado encargo de conversar con Roma acerca de la difícil ley de presupuesto que deberá sancionarse en octubre.
    Enseguida, en tanto, el Ejecutivo pone manos a la obra. Se ejerce el 'Golden Power' en cuatro operaciones de 5G de TIM, Vodafone, Fastweb y Linkem. Y es impugnada una ley del Friuli Venezia Giulia viola diversas competencias estatales, ponen en riesgo los niveles esenciales sanitarios y, sobre todo, "discrimina" a los migrantes.
    Este era un acto casi requerido -explica el ministro para Asuntos Regionales, Francesco Boccia-: el trabajo preparatorio había sido encaminado por el precedente gobierno y los términos para recurrirlo vencen mañana. Pero adquiere enseguida el sabor de un abierto desafío a las políticas de Salvini.
    El lunes se vota en la Cámara la confianza al nuevo gobierno.
    El martes será el turno del Senado.
    El líder legista, que apela a un crucifijo para salvar a Italia estará en Montecitorio (donde se encuentra la Cámara de Diputados) pues está esta programada una manifestación impulsada por Giorgia Meloni.
    Los gobernadores legistas del Norte, Alberto Cirio y Attilio Fontana, prometen que serán un eje contra un gobierno que tiene muchos ministros del Sur.
    Y ya tiene lugar algún malhumor entre las filas del M5S: Gianluigi Paragone anuncia que no votará el moción de confianza, y Andrea Colletti define como un "errore" (error) la elección de Gentiloni, el eurodiputado lamenta el resultado de la negociación en el tema ministros. Empero, el gobierno nació y dio vuelta la página. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en