El heroísmo de un pueblo italiano

La valentía y solidaridad de un pueblo del sur de Italia

Los migrantes kurdos tras el rescate (foto: Ansa)
09:23, 11 eneROMARedacción ANSA

(ANSA) - ROMA, 11 ENE - Los gritos desesperados de decenas de inmigrantes kurdos, cuya embarcación naufragaba a pocos metros de la costa de Calabria, sur de Italia, despertaron al alba de hoy a los pobladores de Torre di Melissa, que no dudaron en lanzarse al mar para rescatarlos, en una muestra de solidaridad y valentía colectiva que conmueve al país.
    El grupo de inmigrantes había estado navegando durante días en el mar Mediterráneo y llegó al alba a la costa de Crotone, frente al pueblo de Torre di Melissa, tras ser abandonado por los tripulantes de la frágil embarcación. Se trata del primer desembarco masivo de inmigrantes ilegales de 2019 en Italia.
    La pequeña embarcación que transportaba a los migrantes kurdos logró sortear a los controles de las fuerzas italianas que patrullan la zona y llegó al amanecer a la costa calabresa, pero la nave encalló a pocos metros de la costa. Enseguida, la embarcación comenzó a naufragar, se inclinó y comenzó a entrar agua en medio de la desesperación de hombres, mujeres y niños.
    El llanto, los gritos y los pedidos de auxilio despertaron a los pobladores de la zona. En pleno invierno, salieron de sus casas y se lanzaron al mar sin dudar para rescatar a decenas de personas que corrían riesgo de ahogarse a escasos metros de la costa.
    A pesar de los esfuerzos conjuntos, uno de los inmigrantes no pudo ser rescatado y fue arrastrado por la corriente y está aún desaparecido.
    Los carabineros individualizaron a dos presuntos traficantes de seres humanos encargados de la embarcación. Se trata de dos ciudadanos rusos de 25 y 43 años detenidos en un albergue donde habían ido a descansar tras la travesía.
    La embarcación en la que viajaban los inmigrantes kurdos -entre ellos seis mujeres, tres niños y un bebé- encalló a pocos metros de la costa, en inmediaciones de un hotel.
    Los ciudadanos no lo pensaron dos veces y corrieron a la orilla para ayudar a los hombres y mujeres que, desesperados, intentaban llegar a la costa, algunos de ellos ayudando a los niños que viajaban en la embarcación.
    Incluso el alcalde de Torre di Melissa, Gino Murgi, fue uno de los que se lanzó al mar.
    "Vi a mis conciudadanos quitarse la chaqueta para dárselas a las personas mojadas y tiritando de frío", contó el alcalde a la prensa poco después del rescate masivo.
    "Todos aquí se prodigaron al máximo. Estoy orgulloso de como funcionó la maquinaria de los socorristas y de acogida con gran diligencia y profesionalidad", agregó.
    El más pequeño de los migrantes, un bebé de pocos meses, y su madre, quedaron atrapados en la embarcación, que hacía agua. A su rescate fueron los integrantes de la sección operativa naval de Crotone, que se lanzaron al mar al sentir el llanto del bebé y los gritos de su madre.
    Tanto la mujer como su hijo fueron rescatados.
    Tras poner a salvo a la enorme mayoría de los migrantes, todos ellos fueron trasladados al Centro de Acogida Sant'Anna de la isla Capo Rizzuto. Ahora, para estos primeros migrantes ilegales llegados a Italia en 2019 comienza un recorrido burocrático para pedir asilo.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en