"Santiago, Italia", según Nanni Moretti

Documental sobre solidaridad con Chile del 70 a individualismo

Nanni Moretti
Nanni Moretti (foto: ANSA)
12:46, 30 nov"SantiagoPor Francesco Gallo

(ANSA) TURIN, 30 NOV - "Santiago, Italia", el nuevo filme de Nanni Moretti sobre Chile, proyectado hoy en el 36 Torino Film Festival, a tres años de "Mia Madre", es un documental de composición clásica, con una clara intención moral y la voluntad de confrontar "cómo éramos" en los años 70 y "en qué nos convertimos" en Italia.
    Dedicado al golpe de estado del 11 de septiembre de 1973 comandado por el general Augusto Pinochet contra el gobierno constitucional del socialista Salvador Allende se estrenará en salas el próximo 6 de diciembre, conteniendo una larga serie de entrevistas y material de archivo, incluyendo el rol de entonces de la embajada italiana en Santiago.
    Una embajada que dio refugio a centenares de opositores al régimen, cerca de 600, permitiéndoles luego alcanzar suelo de Italia, único país en Europa que, entre otros, no había reconocido al gobierno de Pinochet.
    Chilenos inmigrantes que llegaron en aquel entonces a una península distinta, la de los años de plomo y la radicalización ideológica, un país que los acogió y los integró en gran forma. En la pantalla de "Santiago, Italia", entre otras, se escuchan las voces de los directores de cine Patricio Guzmán y Miguel Littin, las periodistas Marcia Scantlebury y Patricia Mayorga, el traductor Rodrigo Vergara, de militares de Pinochet ahora en prisión y, por supuesto, el testimonio de Roberto Toscano, el entonces embajador italiano en Chile.
    Luego la abogada Carmen Hertz recordó el rol fundamental de Estados Unidos en el golpe de Pinochet, las torturas a detenidos y el lanzamiento de niños por encima de los muros de la embajada italiana, como un modo extremo de intentar ponerlos a salvo.
    Al respecto se destacó el testimonio del diplomático Piero De Masi que, ante la invasión de refugiados en la sede italiana, recordó: "Al no tener respuestas oficiales desde Italia decidimos albergarlos a todos". Desfilan imágenes de archivo del Estadio Nacional, convertido en campo de concentración por los militares golpistas, y de los aviones cazas que bombardearon el Palacio de la Moneda, la sede presidencial en la que luego hallaron el cadáver de Allende, se discute si muerto en combate o por suicidio.
    Moretti, del cual se escucha solamente la voz durante las entrevistas, pone la cara, y se lo ve, apenas una vez mientras entrevista a un exoficial de Pinochet en prisión, el general Raúl Eduardo Iturriaga Neumman, que deberá cumplir condena hasta el año 2038.
    El cineasta italiano le responde al militar fiel al régimen, que le pide un reportaje menos parcial, con un puntual: "Yo no soy imparcial". Pero la moral de la película se concentra en la intervención final de Erik Merino, que fuera exiliado chileno en los años setenta y ahora es empresario en Italia: "Llegué a un país que produjo la guerrilla partisana y defendió los estatutos de los trabajadores. Hoy viajo por Italia y se parece cada vez más a Chile, a las peores cosas de Chile", expresó. "Un consumismo terrible, el que se ve, donde la persona que tienes al lado si puede te derriba. Existe solamente el individualismo", concluyó Merino. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en