Dos esqueletos en Plaza San Marcos

Restos milenarios de hombre y mujer. Obras por daños del agua

Dos esqueletos probablemente de la Edad Media encontrados bajo las baldosas de la Plaza San Marco, en Venecia.
Dos esqueletos probablemente de la Edad Media encontrados bajo las baldosas de la Plaza San Marco, en Venecia. (foto: ANSA)
14:28, 08 agoVENECIARedacción ANSA

   (ANSA) - VENECIA, 1 AGO - El descubrimiento y el misterio aparecieron debajo de las baldosas venecianas de la plaza San Marcos, pisoteadas por miles de turistas cada día.
    Justamente en un obrador frente al ingreso de la Basílica salieron a la luz dos esqueletos, de un hombre y una mujer, tal vez de más de mil años de antigüedad, sepultados juntos.
    La fecha exacta de sus muertes se desconoce aún, pero podría ser del Medioevo, teniendo en cuenta los tipos de terrenos en los cuales se encontraban los restos.
    Todo gracias al obrador del proyecto destinado a poner lejos del agua a la Basílica y sus mosaicos, afectados varias veces al año por el agua alta, pero también por simples crecimiento de las mareas.
    De hecho, es la zona más baja de Venecia, apenas 65 kilómetros sobre el nivel del mar: termina debajo del agua al menos 200 veces al año, para un total de más de 900 horas.
    En días pasados, con el obrador iniciado, comenzaron como estaba previsto las exploraciones arqueológicas, para comprender qué podía haber en el subsuelo.
    Y a algunos metros de profundidad los arqueólogos identificaron la doble sepultura: un hombre y una mujer, obviamente desconocidos.
    Los restos estarían en buenas condiciones. Divididos solo por una capa de terreno, las osamentas reposaban delante de las paredes sur de la Basílica, cerca de la Porta della Carta (Puerta de Papel) Ducal y a pocos metros del campanario. Hechas las verificaciones en el sitio, los huesos fueron levantados y entregados a la Superintendencia arqueológica, que deberá estudiarlos para develar algo más sobre los restos.
    Por ahora se pueden hacer sólo hipótesis: podrían haber sido sepultados antes de la edificación de la primera iglesia dedicada a San Marcos, construida en el año 828 para albergar las reliquias del patrono de Venecia, o pertenecer al personal de la servidumbre que trabajó en el vecino castillo del Doge, luego Palacio Ducal.
    Tampoco se excluye que pueda tratarse de venecianos fallecidos en la terrible epidemia de Venecia en 1348. Las obras para la puesta al seguro de la Basílica fueron suspendidos sólo el tiempo necesario para recuperar los dos esqueletos, luego se reanudaron.
    "Las verificaciones arqueológicas en áreas sensibles como éstas, antes que un obrador, están previstas por ley, no hemos hecho nada excepcional. Hemos sólo trabajado de modo correcto", explicó el Fiscal de la Basílica, el ingeniero Pierpaolo Campostrini. Se trata de un obrador en total "simple" respecto de los faraónicos trabajo contra el agua alta para poner a salvo la ciudad.
    Consiste en aislar con válvulas los canales de salida del agua, que llevan al interior de la Basílica el flujo de las alcantarillas externas.
    De ese modo se interrumpirá la continuidad hidráulica bidireccional, que ahora existe entre el agua de la cuenca y el nártex (el atrio separado del resto de las naves) de San Marcos.
    Las labores se espera concluyan antes de fin de año.
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en