Despunta nuevo gobierno, presión UE - Itália - ANSA Latina

Despunta nuevo gobierno, presión UE

Salvini y Di Maio rechazan, "inaceptables interferencias"

El secretario federal de la Liga, Matteo Salvini.
El secretario federal de la Liga, Matteo Salvini. (foto: ANSA)
16:26, 15 mayROMARedacción ANSA

(ANSA) - ROMA, 15 MAY - La Unión Europea dijo hoy que espera que no haya cambios fiscales ni migratorios en el futuro gobierno de Italia, mientras los dirigentes de la Liga y el Movimiento 5 Estrellas, que negocian el Ejecutivo, rechazaron la "inaceptable interferencia".
    El vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrki Katainen, fue consultado por en rueda de prensa acerca de los planes en las cuentas públicas en un posible gobierno Liga-M5S en la tercera economía del euro. "Todas las reglas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento se aplican en todos los Estados miembros y no he oído ninguna señal de que a los Estados miembros o a la Comisión Europea le gustaría otorgar una excepción a ningún Estado miembro", afirmó.
    Katainen señaló que la Comisión tiene "todas las razones" para creer que el país continuará cumpliendo sus compromisos fiscales en el futuro y que el Ejecutivo comunitario "está deseando cooperar con un Gobierno italiano estable".
    Por su parte, el comisario europeo de la Migración, Dimitris Avramopoulos, habló sobre su área, habida cuenta de la postura coincidente entre Matteo Salvini (Liga) y Luigi Di Maio (M5S) de frenar el flujo de migrantes proveniente en su mayoría del norte de Africa.
    "Esperamos" que con el nuevo gobierno en Italia "no haya cambios sobre la línea política migratoria", respondió a una pregunta formulada.
    Avramopoulos volvió a elogiar a Italia por lo que ha hecho en esa materia recordando que el país está entre los Estados que cuenta con el mayor apoyo de Bruselas.
    En tanto, Salvini y Di Maio se reunieron en la tarde del martes tras lo cual el líder del M5S declaró que "el punto neurálgico es el contrato, hay algunos temas a aclarar. Los nombres vienen después".
    Las presiones de la UE, que semanas atrás advirtió el riesgo regional a causa de prolongada indefinición de un Ejecutivo en Roma, causaron malestar sobre todo en el centroderecha.
    "Desde Europa la enésima interferencia inaceptable de los no elegidos. Nosotros hemos recibido y mantenido demasiado, ahora es el momento de la legalidad, la seguridad y las expulsiones", reaccionó Salvini sobre el tema migratorio.
    "La jornada de hoy nos dice que en Bruselas hay alguien que amenaza, chantajea, manda mensajes indignos de un momento democrático: sobre la seguridad y la migración Francia controla sus fronteras, Alemania controla sus fronteras, España controla sus fronteras, Austria también. No se entiende porqué el próximo gobierno italiano debe seguir recibiendo y mantener a medio mundo", añadió.
    Las dos fuerzas políticas más votadas el 4 de marzo pasado esgrimen además una posición crítica al euro y favorable a salir de la eurozona.
    "Tenemos ataques continuos, también hoy de algún eurócrata no elegido por nadie. El FT (Financial Times, ndr) habla de nuevos bárbaros, pero cómo se permiten?", afirmó Di Maio en un video subido a Facebook.
    "Cuanto más ataques veo, más estoy motivado, porque veo tanto miedo de un cierto establishment del cambio. Pero quien tiene miedo del cambio hoy es nuestro enemigo, quien lo quiere en cambio lucha con nosotros", añadió.
    Pero más allá de las distancias en otras cuestiones, el secretario general de Refundación Comunista-Izquierda Europea, Maurizio Acerbo, también rechazó las "intervenciones intimidantes de la Comisión Europea y la Unión Europea".
    Acerbo recordó "nuestra aversión" a la "demagogia racista de Salvini", pero agregó que "no nos resulta simpático Katainen, uno de los estranguladores de Grecia".
    El dirigente de izquierda pidió que "el presidente de la República no imite a (su antecesor Giorgio) Napolitano y defienda los intereses de nuestro país y los derechos fundamentales sancionados en la Constitución".
    Acerbo aludió a cuando Napolitano, tras las elecciones de 2013 que no dieron mayoría al Partido democrático (PD), cundió la ingobernabilidad, cedió a la presión de la UE y asumió un gobierno técnico. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en