Menos crisis, menos depresiones

Según psiquiatra, fundamental factor social y psicológico

Menos casos de depresión en Italia, lo que coincide con la salida d ela crisis económica
Menos casos de depresión en Italia, lo que coincide con la salida d ela crisis económica (foto: Ansa)
16:48, 03 eneROMARedacción ANSA

(ANSA) - ROMA, 3 ENE - Los italianos tienen una constante tendencia a mejorar y cada vez sufren menos de depresión, una enfermedad que tiene también aspecto sociales y psicológicos, sostienen los expertos locales.
    Los vectores de influencia de la enfermedad no solo son biológicos, y no es casualidad que los problemas económicos influyen a los de salud y el vivir mal compromete la vida de las personas.
    Esta es la conclusión del análisis de los datos de Epicentro, el portal de epidemiología para la salud pública del Instituto Superior de Salud, en el marco del monitoreo sobre el estado de salud de la población adulta italiana efectuado a través de encuestas por muestreo.
    En el período de tres años (2013-2016), cerca del 6% de los italianos entre 18 y 69 años (cerca de dos millones y medio) sufrieron síntomas depresivos y vieron comprometido su bienestar psicológico en un promedio de 15 días al mes anterior a la entrevista médica.
    Se trata de grandes números que evidencian la grave problemática de la depresión, pero el dato más interesante es que la tendencia anual mejoró desde 2008 (7,8%) al 2016 (5,6%).
    De acuerdo con la opinión del psiquiatra Massimo Cozza, coordinador del Departamento de Salud Mental del ASL Roma 2, el más grande de Italia con cerca de 1,3 millón de habitantes, "debemos considerar que los síntomas depresivos esconden diversos factores sociales y psicológicos, además de una base biológica de partida en particular para aquellos más graves".
    Entonces la tendencia en disminución puede tener diversas explicaciones, a partir de un leve mejoramiento de las condiciones económicas, sociales y de salud respecto a la explosión de la crisis de 2008, y de una natural tendencia de nuestra mente a superar las fases negativas de la vida".
    "En este sentido -continuó el psiquiatra- podemos leer el dato de un menor porcentaje de síntomas depresivos entre quienes no tienen la ciudadanía italiana (6,1%), en cuanto proviene de condiciones peores de vida respecto a quien es ciudadano italiano (5,2%).
    Una esperanza mejor y la proyección hacia el futuro puede, en cambio, explicar el dato del 4,4% de síntomas depresivos para quien tiene entre 18 y 34 años respecto al más alto 7,7% para los de entre 50 y 69 años".
    Los datos más relevantes porcentuales están vinculados a las dificultades económicas (11,3% respecto al 3,7% de quien no la tiene) y al estado de salud (12,6% para quien sufre de patologías crónicas respecto al 4,6 de quien no la tiene).
    "Se confirma", comentó Cozza, "el rol fundamental jugado por los factores sociales y psicológicos en el inicio de los síntomas depresivos". "Sin embargo debe aclararse que los sentimientos de tristeza son normales seguidos a acontecimientos negativos de la vida, tanto de carácter económico como afectivo. Patológico sería permanecer sin emociones. Si en cambio los disturbios persisten en el tiempo, y paralizan, es oportuno dirigirse al médico de la familia o directamente a los Centros de Salud Mental de la ASL", indicó el experto.
    Del último informe de Salud Mental del Ministerio de Salud italiano, resulta que hay una prescripción para la categoría antidepresivos de cerca de 34 millones de paquetes bajo el esquema de asistencia asociada y 639 mil en distribución directa.
    "Estos altos números pueden hacer que la gente piense que la depresión se considera con demasiada frecuencia una enfermedad grave, y por lo tanto siempre se cura con medicamentos", deslizó Cozza.
    "En cambio, es apropiado aclarar que en los trastornos depresivos leves o moderados -concluye el psiquiatra- puede ser más apropiado una intervención psicoterapéutica, y en aquellos más graves una psico-farmacológica, sin prejuicio de la posibilidad de integración. Debemos siempre tener presente la singularidad de cada persona, con su historia familiar, psicológica y social, y la alianza terapéutica con el especialista con el cual compartir las opciones terapéuticas".
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en