Restauran "sala de sauna" de Cosimo I

Restauración del "spa" de los Medicis

Sala de baño de Cosimo I en el Palazzo Vecchio restaurada (foto: Ansa)
10:21, 03 dicFLORENCIAPor Tommaso Galligani

(ANSA) - FLORENCIA, 3 DIC - En el siglo XVI en Florencia los Medicis para relajarse iban a un spa que, dentro del estatus de grandes señores, se lo habían hecho construir en la casa.
    Desde el baúl de los tesoros del Palacio Viejo emerge luego de varios siglos -gracias a la restauración financiada por Geberit Pozzi - Ginori- el "Comodo di Cosimo", un ambiente del siglo XVI que hoy podría ser considerado el equivalente a un baño con sauna.
    Colocado junto al Salón del Siglo XIII, en el primer piso del edificio antiguo, fue hecho construir por Cosimo I, debajo de la escalera que unía sus aposentos residenciales con los de la duquesa Eleonora.
    Decorado por Marco da Faenza, artista cercano a Giorgio Vasari (1511-1574), con grutescos, estucados y escenas tomadas de la historia de Eros y Psique de Apuleyo (frescos que los estudiosos ubican en la época de la boda de Francesco I de Medici, hijo de Cosimo, y Giovanna de Austria celebrado en diciembre de 1565), el Comodo reúne todas las características de la "habitación-estufa" renacentista. Espacios domésticos como éstos eran de gran moda durante el Renacimiento y se encuentran en todo edificio importante.
    Hoy sería definido como un lugar ligado al bienestar privado, una suerte de spa; de hecho tenía una verdadero e importante sauna, donde además de la bañadera fija había un sistema hidráulico capaz de calentar el agua y crear vapor.
    Un sitio siempre escondido y retirado, en el comodo es muy probable que los señores realizaran también sus necesidades corporales, a través de los inodoros portátiles, a menudo revestidas de telas nobles y decoradas con gran elegancia (en el inventario del Palacio Viejo de 1553 había barios en los departamentos ducales) y donde, gracias a la presencia del agua, era más ágil asegurar la limpieza personal.
    El Comodo di Cosimo tiene una gran tina de piedra, dotada de dos bocas para el agua caliente y fría, y un nicho de una elegante forma oval con una carcasa en lo bajo para una rejilla, sobre la cual se apoyaban contenedores con esencias.
    También consta de un canal en piedra desde el cual llegaba, con toda probabilidad, el aire calentado en un pequeño armario antiguo dotado de una toma de aire para la ventilación. "Un rincón pequeño, desconocido e invisible del Palacio viejo vuelve a la luz con todas sus historias y curiosidades.
    Incluiremos pronto este baúl de tesoros en el recorrido del museo del Palacio Viejo junto al Salón del Siglo XIII", dijo en la presentación de la restauración, Dario Nardella, alcalde de Florencia. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en