"Papa de oro" combate ciertas enfermedades

Modificada por tres genes es rica en vitaminas A y E

'Papa de oro', investigación de científicos italianos
'Papa de oro', investigación de científicos italianos (foto: Ansa)
16:01, 09 novROMARedacción ANSA

   (ANSA) - ROMA, 9 NOV - La "papa de oro", un nombre inspirado en su color amarillo intenso, contiene tres genes de una bacteria, es rica en vitaminas A y D y capaz de conservarlas aún tras la cocción, por lo que está siendo investigada en Italia.
    Este tipo del tubérculo originario de América es producto de una investigación de los laboratorios de la Agencia Nacional Italiana para las Nuevas Tecnologías (ENEA), con sede en Casaccia, cerca de Roma. El investigador a cargo es Giovanni Giuliano, con financiación del Ministerio de las Políticas Agrícolas italiano y la Unión Europea.
    La revista Plos One escribió que la papa de oro promete ser una herramienta clave para combatir las enfermedades ligadas a la carencia de vitaminas, sobre todo en los países más pobres.
    Se calcula que una porción de 150 gramos de esta papa provee a un niño el 42% de la la vitamina A necesaria y el 34% de la vitamina E.
    La misma porción aporta a las mujeres el 15% de la cantidad recomendad de vitamina A y el 17% de vitamina E. Los investigadores partieron de la "variedad llamada Desirée, comúnmente usada y con un bajo contenido de carotenoides, los precursores de la vitamina A", dijo a ANSA Giuliano.
    En su ADN "fueron insertados los genes de la bacteria Erwinia herbicola", lo que permitió aumentar en la pulpa los niveles de las vitaminas en cuestión, agregó.
    "Fue una sorpresa agradable en cuanto los genes que introdujimos terminaron aumentando sólo el beta caroteno", precisó el experto.
    El resultado es fruto de las investigaciones en 2007 en colaboración con la universidad suiza de Friburgo y el procedimiento usado es seguro porque la bacteria Erwinia herbicola no es peligrosa para el hombre.
    Pero "aunque lo fuera para transferir la patogenicidad a la planta hay que transferir los genes que hacen patógena a la bacteria", explicó.
    "Las bacteria logran hacer las misas cosas con menos genes respecto de las plantas. Si hubiéramos usado genes de zanahoria, para sintetizar el betacaroteno se hubieran seis genes en lugar de tres", concluyó Giuliano. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en