Juan Carlos a Abu Dabi, "exilio" dorado

El rey emérito abandonó España en un jet privado

Graffiti irónico referido al rey emérito Juan Carlos I en una calle de Valencia, España
Graffiti irónico referido al rey emérito Juan Carlos I en una calle de Valencia, España (foto: ANSA)
20:19, 07 agoMADRIDPor Anna Lisa Rapaná

(ANSA) - MADRID, 07 AGO - El rey emérito de España, Juan Carlos I, eligió para sí un "dorado exilio" en Abu Dabi, reveló el diario español ABC. El pasado 3 de agosto la Casa Real española anunció la decisión tomada por el otrora rey de abandonar España. En aquél momento, el soberano emérito, que abdicó bajo el peso de acusaciones de corrupción, ya se hallaba en viaje a Abu Dabi, al fastuoso Hotel Emirates Palace.
    La indiscreción de ABC llegó después de que por días corrieron versiones acerca de un presunto desembarco del ex soberano en Portugal o Santo Domingo.
    Y el diario reconstruye el viaje con abundantes detalles, en un jet privado desde Vigo, en Galicia, hasta el aeropuerto de Al Bateen, escala utilizada exclusivamente para los vuelos privados que aterrizan en la capital de los Emiratos, en 7h13'. De allí en helicóptero hasta el Emirates Palace, entre los hoteles más caros del mundo: 850.000 metros cuadrados de lujo con playa privada.
    Juan Carlos I se alojaría en una de las seis suites presidenciales -de 11.000 euros la noche- de donde hoy no se movió dado las altísimas temperaturas.
    No es la primera vez que el monarca se aloja -según fuentes citadas por ABC- y la elección no es casual dado el altísimo nivel de confidencialidad que el lugar garantiza. Y, en efecto, una verdadera y propia fortaleza a prueba de paparazzi, para los cuales, entre otras cosa, en Abu Dabi las leyes son particularmente estrictas.
    Empero, Juan Carlos I podría también usufructuar de seguridad privada gracias además a la personal amistad con el príncipe heredero de los Emiratos, Mohammed bin Zayed Al Nahyan.
    Del resto, Abu Dabi para Juan Carlos I parece ser un lugar afín gracias a las estrechas relaciones personales con la familia real emiratí.
    La última vez que realizó una visita data de noviembre en ocasión del Gran Premio de Fórmula Uno.
    Pero los viajes del soberano a la zona emergen sobre todo de los informes de las investigaciones que lo pusieron en aprietos, en las historias de su amante, Corinna Zu Sayn-Wittgenstein, la misma que fue captada para hablar de comisiones recibidas por el soberano por un contrato de 6.700 millones de euros por la construcción de un tren de alta velocidad entre La Meca y Medina de un consorcio de compañías españolas abriendo así la caja de Pandora.
    Juan Carlos I llevaba consigo dinero cada vez que regresaba de un Gran Premio en un país árabe, comentó Corinna: de Bahrein y de Abu Dabi, dijo la mujer, y cada vez volvía con un maletín con con 5 millones de euros. (ANSA) .
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en