El largo adiós de los eurodiputados británicos

En julio aún habrá 73 parlamentarios del Reino Unido

El largo adiós de los eurodiputados británicos (foto: EPA)
21:01, 14 abrROMARedacción ANSA

(ANSA) - ROMA, 14 APR - La sesión plenaria de este domingo debió haber sido de despedida para los eurodiputados británicos y en cambio con toda probabilidad la semana que se abre en el Parlamento europeo de Estrasburgo será solo un hasta luego.
    En julio, tras la reanudación de las labores después de las elecciones europeas del mes próximo, salvo un golpe de escena, todavía habrá 73 parlamentarios del Reino Unido, obligados a participar en las elecciones si los conservadores y los laboristas no encuentran un acuerdo antes del 22 de mayo. Y más que el gobierno de Theresa May quiere evitar una traumática salida de "no acuerdo", que comenzaría automáticamente el 1 de junio si Gran Bretaña no logra organizar las elecciones.
    En resumen, si el Reino Unido no logra desvincularse de Europa, el Viejo Continente no puede liberarse del Brexit, que incluso en esta ronda parlamentaria corre el riesgo de monopolizar el debate y la atención mediática, en un calendario parlamentario carente para el resto de grandes emociones y que solo busca cerrar la mayor cantidad de archivos posibles antes del fin de la legislatura: el martes, el plenario enfrentará la enésima discusión sobre los últimos movimientos en el divorcio de Londres de Bruselas. Se esperan los discursos de los presidentes de la Comisión Europea y del Consejo Jean-Claude Juncker y Donald Tusk, respectivamente, en una cita que promete ser el partido habitual entre los europeos y los euroescépticos.
    Una nueva ocasión para el predecible espectáculo en el aula de Nigel Farage, convencido hasta hace poco de que ya no tiene que poner un pie en la ciudad alsaciana y que, en cambio, corre el riesgo de ver realizada su profecía de que también es una amenaza: si Londres tiene que votar serán electas hordas de nuevos diputados anti-UE, quizás entre las filas de su nuevo "Partido Brexit". Y que no dejarán de intentar poner palos en las ruedas a los trabajos del Parlamento Europeo.
    Pero según los últimos sondeos, la participación del Reino Unido en las elecciones europeas pone en peligro de tener otros efectos colaterales insignificantes para el futuro equilibrio de Europa. Una de las más macroscópicas es que la prevista afirmación electoral de los laboristas, unida por otra parte a la posible despedida de los diputados del premier húngaro, Viktor Orban, al Partido Popular Europeo (PPE), podría, después de mayo, "engañar" a los socialistas convirtiéndolos en el primer grupo parlamentario, en detrimento de los populares.
    Esto significaría entonces el adiós a la pretensión de convertirse en el próximo presidente de la Comisión del alemán Manfred Weber, quien se despediría así de su ambición de postulación.
    Pero el voto británico podría tener también repercusiones imprevistas en las estrategias postelectorales del líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, que hoy en día teje su red, entre otros, con los polacos del partido gobernante Ley y Justicia.
    Sin los británicos, se convertirían en la fuerza impulsora detrás del grupo ECR de los conservadores, pero con los Tory en juego -hoy son la mayoría del grupo- el juego podría tomar direcciones impredecibles.
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en