Miles en Plaza Colón piden elecciones

La derecha quiere enfrentar a los españoles, replica Sánchez

Unas 45 mil personas en una plaza repleta
Unas 45 mil personas en una plaza repleta (foto: ANSA)
16:21, 10 febMADRIDRedacción ANSA

(ANSA) - MADRID, 10 FEB - Miles de opositores, identificados con fuerzas de derecha como el Partido Popular, y de ultraderecha como Vox, marcharon hoy para reclamar elecciones tras acusar a Pedro Sánchez de "traición" y de "dar una puñalada por la espalda a la ley" en la negociación con los catalanes. Al menos 45 mil personas se reunieron contra el presidente del gobierno español en una manifestación organizada por los populares y también por el partido de centroderecha, Ciudadanos, que contó con el respaldo de Vox. La marcha tuvo lugar en la Plaza Colón de la capital española, con banderas nacionales, sin símbolos ni logos partidarios. "Eleccio9nes ya!", fue el clamor de una plaza repleta.
    "Frente a aquellos que quieren destruir nuestra patria, estamos aquí para decir alto y claro que la unidad de España no se negocia", dijo el periodista Albert Castillón desde el escenario montado para la ocasión.
    Además de elecciones, los manifestantes reclamaron el fin del diálogo del gobierno con el independentismo catalán.
    "Sánchez, traidor a la patria", "Nos llaman fascistas por pedir democracia" y "Golpistas a prisión" fueron algunas de las consignas de los manifestantes.
    La marcha se produce a dos días de que comience el juicio contra los líderes catalanes separatistas en el Tribunal Supremo, con sede en Madrid, acusados de rebelión tras el referendo de 2017. El 1 de octubre de 2017 el Govern de la Generalitat convocó a una consulta a fin de decidir sobre la independencia de Cataluña respecto de España.
    En los últimos días, lo que agravó la tensión fue la propuesta del gobierno socialista que preside Sánchez de nombrar un mediador en las negociaciones para hacer frente a la crisis catalana. La oposición lo consideró una traición y una rendición a la presión de los separatistas y pidió por eso elecciones anticipadas.
    "El tiempo del gobierno de Sánchez se terminó", dijo el líder del Partido Popular, Pablo Casado, quien lanzó una invitación a los electores a boicotear a los socialistas en las elecciones europeas previstas en mayo próximo. "Es hora de volver a la armonía y a la legalidad", añadió.
    Desde que llegó a La Moncloa (sede del gobierno español), en reemplazo del conservador Mariano Rajoy, Sánchez está tratando de aliviar las tensiones entre el gobierno central y los líderes catalanes.
    De hecho, se ha reunido al menos dos veces con el presidente independentista, Quim Torra, y los miembros de su gobierno, además de manifestar su disposición a ayudar a los legisladores catalanes para que se acepte un estatuto que determine la cantidad de autogobierno del cual la región pueda beneficiarse. Pero el viernes, el gobierno interrumpió los coloquios con los catalanes después de que la vicepresidenta, Carmen Calvo, anunciara que los separatistas no renuncian a la idea de realizar un referendo sobre la independencia. La situación de Sánchez se ha vuelto aún más complicada en vista de la votación sobre la propuesta del presupuesto prevista para el miércoles. De hecho, Sánchez tiene sólo un cuarto de los escaños en el Parlamento y para que se apruebe el proyecto de ley debe contar con los votos del partido Podemos, así como de los nacionalistas catalanes y de otras fuerzas pequeñas. Los catalanes ya han avisado que su voto está condicionado por las conversaciones con Madrid, incluida la cuestión de la independencia, que el gobierno socialista ni siquiera considera.
    Un fracaso en la propuesta de presupuesto aumentará las presiones sobre Sánchez en la dirección a las elecciones anticipadas. Según encuestas recientes, las elecciones contarían con la victoria de una mayoría derecha formada por el Partido Popular (PP), Ciudadanos y Vox.
    Sánchez se refirió hoy a la marcha y acusó a la oposición de "enfrentar a los españoles".
    Desde Santander, en el norte de España, Sánchez también recordó que cuando era líder de la oposición siempre estuvo "al lado del Gobierno del PP para defender la unidad de España".
    En ese sentido, resaltó que su gobierno sigue trabajando "por la unidad de España".
    "Eso significa unir a los españoles y no enfrentarlos como están haciendo las derechas en la Plaza de Colón", añadió el presidente del gobierno.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en