Londres admite una Gran Bretaña más pobre

May jura: "Si aprueban acuerdo tendremos más ventajas"

Premier británica Theresa May (foto: EPA)
18:04, 28 novLONDRESPor Alejandro Logroscino

(ANSA) - LONDRES, 28 NOV - El adiós a la Unión Europea dejará una Gran Bretaña más pobre, cualquiera sea el escenario, al menos en los próximos 15 años, aunque puede ser aún peor en caso de un "no deal", falta de acuerdo.
    El estudio elaborado por el Tesoro -que el gobierno conservador divulgó hoy según lo prometido en los últimos meses en el Parlamento- especula con un contragolpe en términos de menor crecimiento de la economía nacional comprendido entre el 2,5 y el 3,9% en una proyección a 15 años.
    Además prevé una caída entre el 7 y el 9,3% del PIB en cualquier otro escenario más "hard", hasta el llamado "no deal" con un impacto negativo sobre todos los sectores del "business" británico. Se necesitaron dos años y medio para llegar, tras el referendo de 2006, pero al final el responso de los templos institucionales de la City y de quien en el gobierno de Theresa May está llamado a poner blanco sobre negro en las cuentas.
    Un responso que no significa repensar para la premier conservadora, convencida de que el acuerdo del divorcio firmado con los 27 de la UE pueda "minimizar" el impacto del gran sacudón sobre la economía del país, permitir respetar la voluntad expresada en las urnas y compensar los costos con las "ventajas políticas" de una operación que anuncia "oportunidades" futuras.
    Además corre el riesgo de debilitarla aún más a dos semanas escasas de la votación que buscará ratificar en el Parlamento pero que se presenta complicada frente a un "no" de la oposición y a las señales de divisiones de una mayoría.
    El informe del tesoro -de 82 páginas- indica en cifra absoluta un costo de divorcio de acá al 2034-2035 de un mínimo de 60 mil millones de libras esterlinas (poco más de 67,7 mil millones de euros) a un máximo de 200 mil en caso de un no acuerdo.
    Mientras el Banco de Inglaterra va más allá, pronosticando en la eventualidad de un divorcio "desordenado" -al cual el país "no está del todo preparado", advirtió el titular Mark Carney- una recesión inmediata, con una caída del PIB de hasta el 8 por ciento, un colapso de la libra esterlina del 25% y una inflación alta.
    El propio tesoro y Theresa May -en la mira hoy nuevamente en la Cámara de los Comunes por el líder laborista Jeremy Corbyn- precisan que no se trata de previsiones, sino de elaboraciones.
    Y precisan que, en caso de un vía libre al acuerdo actualmente sobre la mesa, el Reino Unido no sería dentro de 15 años "más pobre respecto a hoy", teniendo en cuenta que el PIB seguiría aumentando.
    Sin embargo, crecería menos respecto al estatus de una permanencia en el seno de la Unión Europea.
    Se trata de un precio que, a nivel mínimo, la premier Tory y el mismo ministerio de Tesoro dejan entender que vale la pena pagar a fin de respetar el mandato del referéndum de divorcio, preparar el terreno a las hipotéticas "oportunidades futuras" y aprovechar lo que son presentadas como "ventajas políticas" estructurales de la Brexit.
    May citó como ventajas "el control de las fronteras" y "el fin de la libertad de movimiento" en materia de migración, además de prometer que la integridad territorial del Reino no será modificado, desde Gibraltar a Irlanda del Norte.
    Afirmaciones que no dan mucha certeza, a juzgar por los datos difundidos por la cadena BBC, según la cual aumentó a 100 la cifra de diputados que puedan votar en contra del acuerdo, entre conservadores brexiteers ultras o anti-Brexit y aliados de Irlanda del Norte (DUP).
    A ello se suma la trinchera laborista del brazo derecho de Corbyn, John McDonnell, cuyo voto negativo se da por descontado y abre las puertas al apoyo formal de un referendo bis, si su partido no logra las elecciones anticipadas. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en