La amiga cómplice está cercada

Se cierra cerco sobre Ghislaine Maxwell, que proveía jovencitas

Ghislaine Maxwell, la amiga cómplice del financista suicidado Jeffrey Epstein junto a él en una foto publicada por la prensa estadounidense
Ghislaine Maxwell, la amiga cómplice del financista suicidado Jeffrey Epstein junto a él en una foto publicada por la prensa estadounidense (foto: Ansa)
12:45, 17 agoWASHINGTONPor Ugo Caltagirone

   (ANSA) - WASHINGTON, 17 AGO - La detención de Ghislaine Maxwell, la amiga cómplice del financista Jeffrey Epstein que se suicidó en prisión, la que de modo siniestro recolectaba menores para los abusos sexuales, está muy cerca de llegar a su fin.
    La mujer fue vista en Los Angeles, sorprendida y fotografiada mientras se hallaba en el exterior de un "fast food" mientras comía una clásica hamburguesa con papas fritas.
    En la mesa donde se hallaba la mujer se observaba un libro, que narra la historia de la CIA y de los agentes secretos.
    "Bien, imagino que esta es la última vez que comeré aquí", fueron sus palabras antes de alejarse del lugar, dijeron testigos.
    Y el descubrimiento lo hizo el periódico The New York Post (NYP), que publicó en primera página las imágenes de la "bruja", aquella que las víctimas de Epstein pintaron como la inspiradora del ogro, pero con el deber específico de reclutar, instruir y establecer la paga de las jóvenes menores de edad abusadas y puestas a disposición de los poderosos de turno. Y que, de tanto en tanto, no desdeñaba tomar parte en orgías y festines.
    Ghislaine, por consiguiente, está aún en Estados Unidos, luego de que en Nueva York se habían perdido sus rastros desde hace al menos dos años y tras tantas versiones que hablaban de su presencia en Londres, pero sin fijar domicilio para no ser ubicada.
    La mujer, de 57 años, consiguió huir de los investigadores que continúan indagando acerca del tráfico de menores y los abusos sexuales y de prostitución infantil de la que era la cabeza visible Epstein.
    Días atrás el Daily Mail la daba escondida en Massachusetts, en la residencia con vistas al océano de su nuevo presunto novio, un manager del sector "hi-tech". Una noticia luego desmentida.
    En las imágenes publicadas por el NYP, Ghislaine, sobre la que aún no pende sobre su cabeza ninguna acusación, aparece dada de alta, con un suéter azul, sin maquillaje y con un par de anteojos para ver, una figura bien lejana de aquella centellante que frecuentaba el jet-set y que en Manhattan, como en Londres, París o Saint Tropez, no faltaba a ninguna fiesta, siempre junto a su Jeffrey.
    En tanto, mientras los agentes federales continúan a evaluando Little St. James, la isla privada del financista en el Caribe, emergen detalles siempre más curiosos e inquietantes sobre el enorme y lúgubre hogar de Epstein en el rico Upper East Side de Manhattan. Y como también el hallazgo de un óleo en tela que representa a Bill Clinton -amigo de vieja data de Epstein- sentado en un sillón con las piernas cruzadas sobre uno de los brazos de la butaca, y que lleva una ropa de mujer azul y un par de botas rosas con tacos: una clara referencia al look de Monica Lewinsky en el día del famoso encuentro con el entonces presidente norteamericano en el Estudio Oval.
    El cuadro se hallaba colgado en una de las habitaciones de la lujosa mansión -narra siempre el NYP citando una fuente de la investigación y publicando una foto bizarra, imagen tomada con un teléfono celular por una mujer que frecuentó la 'townhouse' del financista.
    La obra es de la artista neoyorquina Petrina Ryan-Kleid y se titula "Parsing Bill" (Analizando a Bill).
    "Cualquiera que vea el cuadro no puede sino reír", dice un testigo. Quizás el expresidente, que al menos 27 veces viajó en el jet privado de Epstein, nunca vio aquella imagen colgada en aquella casa.
    Además de otras extrañezas del lugar como -se comenta- una figura de un maniquí colgado en una escalera llevando unas ropas mujer. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en