Adiós al hombre de los buenos modales

Tenía 94 años y fue el 41 presidente de Estados Unidos

George H. W. Bush (foto: EPA)
11:17, 01 dicNUEVA YORKPor Alessandra Baldini

(ANSA) - NUEVA YORK, 1 DIC - Adiós a la Estados Unidos "más buena y amable", esa que se ayuda mutuamente para engrandecer el país. George H. W. Bush, el 41º presidente estadounidense, se fue siete meses después de su inseparable esposa Barbara y dos años después de la última decepción: haber visto a su hijo Jeb humillado por su rival Donald Trump en la carrera hacia la Casa Blanca.
    Bush, presidente de un solo mandato, murió a los 94 años, anunció en un comunicado su hijo y el 43 presidente George W.
    Bush.
    "Un patriota y un humilde servidor de Estados Unidos", comentó uno de sus sucesores, Barack Obama, el primero en rendir homenaje a una figura de transición en la política estadounidense.
    En la Casa Blanca, Bush padre se dedicó sobre todo a la política exterior: desde 'la Justa Causa' en Panamá hasta 'Devolver la Esperanza' en Somalia, pasando por la primera invasión de Irak en el fondo del colapso del Muro de Berlín.
    La economía fue la única promesa electoral que fracasó.
    "Poppy", como lo llamaban en su familia, había luchado para sintonizarse con los problemas de la gente, un límite impuesto por el ADN a uno de los últimos descendientes de la aristocracia de la costa este, que se creía capaz de gobernar por derecho de nacimiento. Hijo de un rico banquero de Wall Street y senador de Connecticut, George Herbert Walker Bush era un niño en la escuela que llegaba en limusina.
    Aunque "Poppy", criado entre algodones, mostró un tejido patriota cuando en 1941, después de Pearl Harbor, se alistó como piloto de Marina y fue derribado por los japoneses. Años después se casó con Barbara, a quien había conocido en una fiesta de Navidad en Greenwich y se fue a Texas para ganar dinero con el petróleo. Cinco hijos, George W., Jeb, Neil, Doro y luego Robin, un niño que murió de leucemia. La "dinastía", la versión GOP de los demócratas de Kennedy, estaba en el estilo de Ralph Lauren.
    Miembro del Parlamento desde 1966 hasta 1970, Bush nunca llegó a ser senador. Al apreciarlo "no por el cerebro sino por la lealtad", el maquiavélico Richard Nixon lo nombró embajador ante la ONU en 1971. Dos años más tarde, en pleno Watergate, le ofreció la incómoda dirección del partido republicano. "Poppy" sobrevivió al escándalo y, en octubre de 1974, con Gerald Ford, fue reciclado como el primer embajador en China, cargo que dejó el año siguiente para convertirse en jefe de la CIA En 1980, sin una base de poder en el partido, pero considerado por todos como "muy amable", dio el golpe de la vida: Ronald Reagan, que había tratado de cortarle el camino", lo cooptó como diputado. Ocho años más tarde, contra Michael Dukakis en 1988, llegó a la presidencia en una carrera fácil, en la que no faltaron los golpes bajos creados por su estratega Lee Atwater.
    En 1992, después de la peor derrota electoral en 80 años (obtuvo solo el 37% de los votos), abandonó Washington. Ese día, el '41' cerró para siempre la política activa. "Abuelo de tiempo completo", dijo, solo para volver al centro de atención dos veces, junto con Clinton: en 2004 para las víctimas del tsunami en Asia, y al año siguiente para el desplazados de Katrina.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en