Cada vez son más, cuatro caravanas

Dos siguen marcha, otra espera entrar y una más parte de Hondura

A las dos columnas de centroamericanos que marchan ya por México hacia Estados Unidos, se suma otra que está por entrar en ese país y una cuarta, en salida desde Honduras.
A las dos columnas de centroamericanos que marchan ya por México hacia Estados Unidos, se suma otra que está por entrar en ese país y una cuarta, en salida desde Honduras. (foto: ANSA)
15:54, 02 novCIUDAD DE MEXICORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 2 NOV - Cuatro caravanas de centroamericanos podrían marchar por México en cuestión de días luego de que, a las dos que siguen su camino hacia la frontera con Estados Unidos, se suma otra que espera entrar por la frontera con Guatemala y una más recién partió de Honduras.
    La más adelantada, integrada por unas 7.000 personas, cumplió 22 días de haber partido de San Pedro Sula, y ahora partió de Matías Romero, rumbo a Donají, en el estado de Oaxaca, rumbo al de Veracruz, por el que pretende enfilarse a la Ciudad de México.
    La segunda se disponía a salir de Huixtla, rumbo a Mapastepec, en el estado de Chiapas, pero ambas se encuentran en condiciones cada vez más precarias y aunque muchos reciben ayuda de los pobladores locales, otros enfrentan creciente hostilidad.
    Mientras a veces es acogida bien como ocurrió en Juchitán, donde fue alojada en un refugio de la central de buses y luego en Matías Romero disfrutó de alimentos, agua y servicio médico, en otras es recibida con temor y desconfianza en Huixtla.
    Por ejemplo, en Santiago Niltepec, a la que llegó el primer contingente el lunes último, los comercios cerraron sus puertas, y las clases fueron suspendidas. Los restaurantes no permitían el paso de los migrantes, sino sólo de algunos periodistas o personas que no tenían apariencia de ser miembros de la caravana.
    "A todos lados por donde pasamos, está cerrado. A lo mejor nos tienen miedo. La mayor parte de la población nos ha tratado bien, pero algunos nos insultan", afirmó un hombre llamado Urrieta, proveniente de Honduras, citado por el diario Reforma.
    Las autoridades locales de municipios incluidos en el itinerario de los centroamericanos se quejan de los altos costos que tiene para sus arcas atenderlos, calculado en 2.300 pesos (unos 115 dólares) por persona, en el caso de Taplachula, que habilitó la sede de la Feria Internacional como alojamiento.
    El alcalde Oscar Gurría afirmó que el éxodo migratorio ha agudizado "la crisis financiera" de su administración.
    A todas estas circunstancias adversas se suma la baja moral, y los estragos físicos que ha dejando en los miembros del contingente el largo recorrido que suma más de 750 kilómetros.
    Algunos de los participantes se muestran desesperados por la larga ruta y por la negativa de algunas empresas a alquilarles autobuses a bajos precios para trasladarlos a la Ciudad de México.
    La organización Pueblos Sin Fronteras llamó a los migrantes, que se quejaron de haber elegido viajar por Veracruz y no seguir por Oaxaca, donde las condiciones de la carretera son muy peligrosas, a tranquilizarse y entender la situación imperante, pues revelaron que ya hubo una amenaza de aborto.
    En Matías Romero, para colmo, sufrieron las incomodidades de haber sido instalados en un campo de fútbol, luego que fueron desalojados del centro de la ciudad para poder usarlo en el festejo de los Días de Difuntos.
    En este terreno, tuvieron que sufrir las inclemencias de la lluvia por la noche y no tuvieron suficientes alimentos, lo que obligó a algunos a pedir dinero y comida en algunas zonas.
    "Pedimos a los mexicanos que nos ayuden, porque la mayoría no traemos nada. Somos muy pobres y queremos nada más arreglar nuestra situación para ponernos a trabajar", afirmó Elvis, Romero, un hondureño que viaja con tres hijos. En tanto, el gobierno mexicano informó que hasta ahora un centenar de personas se han acogido a un plan para dar refugio a los migrantes, incluidos servicios médicos, un empleo temporal, alimentos y un lugar para vivir.
    Mark Manly, representante del Alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), afirmó que México tiene capacidad de absorber más personas de las que recibe, al señalar que la cifra de refugiados en el país "es de los más bajos en términos per cápita" de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
    En los años 80, por ejemplo, recordó que México recibió a más de 46.000 refugiados, a pesar de que enfrentaba una fuerte crisis económica. "Si México pudo mostrar su solidaridad en esos momentos, creemos que sin lugar a dudas puede hacer frente a la contingencia actual", afirmó. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en