Fantasma bélico, pesa sobre reuniones del FMI

Incertidumbre sobre los impuestos y las tasas.

Titular del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde
Titular del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde (foto: EPA)
00:31, 16 abrNUEVA YORKPor Serena Di Ronza

(ANSA) - NUEVA YORK, 15 ABR - El ataque en Siria pesa sobre las reuniones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que esta semana se desarrollarán en Washington.
    Frente a una recuperación económica mundial que está en marcha, la acción conjunta de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña contra el régimen del presidente sirio, Bashar al-Assad, representa un nuevo riesgo que se suma a los de una potencial guerra comercial y a los temores por las consecuencias de un aumento en las tasas de interés.
    Un primer control llegará para la apertura de los mercados después del descanso de fin de semana. Hasta ahora, las listas de precios han absorbido la tensiones internacionales. Pero la importancia de la intervención, junto al número y peso de los países involucrados, podría cambiar el viento los inversores.
    En un cuadro casi incierto el FMI se apresta a medir la temperatura de la economía global suministrando sus recetas, entre estas un rotundo no al proteccionismo. La titular del FMI, Christine Lagarde, no usó medios términos para criticar las barreras comerciales, en una referencia directa sobre todo a la administración estadounidense y a la política de Donald Trump.
    El FMI también está preocupado por la alta deuda, que ahora aumentó a niveles nunca vistos. La incursión estadounidense en Siria complica entonces un contexto ya complejo y sobre el cual pesan también las preocupaciones sobre un posible aumento en el costo del dinero más rápido de lo esperado. Al respecto la FED (banco central) en su última reunión en marzo, la primera de la era Jerome Powell, discutió esa posibilidad, dejando los mercados en la ventana para cuestionar las próximas medidas del banco central.
    Los inversores, con la vista puesta en la posible escalada de la situación en Siria, miran en realidad con preocupación el final de la era del dinero sin costo que caracterizó a la última década.
    En las reuniones de primavera, que se abren el martes en Washington, Italia está presente con el gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco, y el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan.
    El objetivo es aquel de explicar la situación política italiana después de las elecciones que no produjeron un resultado claro. En ausencia de un gobierno, no se han elaborado estimaciones de crecimiento actualizado, incluso si se confirmara el objetivo de un +1,5%, que ya incorpora la desaceleración esperada en la recuperación, también certificada por el Banco de Italia en el primer trimestre.
    El próximo ejecutivo, para el cual continúan las negociaciones bajo la atenta mirada del presidente de la República, Sergio Mattarella, corresponderá encontrar las modalidades para reducir los aumentos del IVA a partir de 2019, por valor de 12.500 millones de dólares para el próximo año y 19.100 millones para 2020. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en