Golpe al deshielo con Cuba

Secretario estado de Trump, Tillerson,clama por derechos humanos

Rex Tillerson, quien será secretario de Estado de la administración de Donald Trump, cargó contra el
Rex Tillerson, quien será secretario de Estado de la administración de Donald Trump, cargó contra el "deshielo" entre Washington y La Habana. (foto: ANSA)
18:18, 11 eneWASHINGTONRedacción ANSA

(ANSA) - WASHINGTON, 11 ENE - Rex Tillerson, quien será el jefe de la diplomacia de Donald Trump, criticó el "deshielo" con Cuba lanzado por el gobierno de Barack Obama y exigió concesiones significativas de la Isla en materia de derechos humanos.
    El nominado por el presidente electo para ser secretario de Estado criticó la falta de avances en materia de derechos humanos en Cuba tras la reanudación de relaciones bilaterales entre la isla y Estados Unidos.
    Tillerson lamentó durante su comparencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado que el deshielo entre Washington y La Habana "no estuvo acompañado por ningún tipo de concesión en materia de derechos humanos".
    El ex jefe de la petrolera ExxonMobil lamentó que Estados Unidos no haya hecho que el Gobierno cubano "rinda cuentas por su conducta".
    "Sus líderes han recibido mucho, mientras que el pueblo ha recibido poco. Esto no sirve los intereses ni de los cubanos ni de los estadounidenses", añadió Tillerson, quien, si es confirmado por el Senado en su puesto, será el nuevo "canciller" estadounidense.
    Con respecto a Rusia, aseveró que ese país representa un peligro y, por ese motivo, los aliados de la OTAN están justamente preocupados, aunque luego matizó su mensaje y dijo que ese país no debe ser definido como un enemigo, y evitó criticar a Putin. Tillerson también aseguró que sostendrá las sanciones existentes de Estados Unidos contra Rusia hasta que no desarrollen ulteriormente un planteamiento a Moscú, y aprovechó la ocasión para rechazar la acusación de haber hecho lobby contra las sanciones a Rusia cuando era CEO de ExxonMobil.
    Tillerson, de 64 años y de Texas, considerado por los detractores como un "amigo de Putin" por los negocios hechos en Rusia cuando conducía el coloso energético estadounidense, sostuvo que Moscú actuó contra los intereses de Estados Unidos, aunque llamó a una reanudación de un "diálogo abierto y franco".
    Ante el senado estadounidense reconoció que las "actividades recientes" de Rusia van contra los intereses de Estados Unidos.
    "Mientras Rusia busca hacerse respetar en la escena internacional, esas actividades recientes fueron contra los interesese estadounidenses", declaró. No obstante, culpó al gobierno de Barack Obama por esa situación. "Fue la ausencia de liderazgo estadounidense lo que dejó abierta la puerta a Rusia", destacó Tillerson. Asimismo, estimó que no se reconoció que "Rusia no piensa como nosotros, necesitamos un diálogo abierto y franco con Rusia sobre sus ambiciones, de modo de saber cómo trazar nuestra ruta", aseveró.
    Al ser consultado por el senador Marco Rubio sobre si, sobre la base de su experiencia, los hackers rusos no hubiesen podido estar en las elecciones de Estados Unidos sin la orden o el consenso de Putin, Tiller respondió: "una suposición correcta". En ese sentido, definió preocupantes las conclusiones de la inteligencia estadounidense sobre los ciberataques rusos. El futuro secretario de Estado se refirió, a su vez, a la cuestión Crimea. "La ausencia de una respuesta firme sobre a la toma de Crimea fue juzgada como una respuesta débil de Moscú".
    No obstante todos esos dichos, el futuro dirigente sostuvo que Washington debe asegurarse de que Rusia no sea siempre un adversario sino un socio alguna vez. En ese sentido, señaló que Moscú no debe definirse como un "enemigo" sino un adversario no amigable que alguna vez puede volverse socio.
    Asimismo, dijo que no describiría al mandatario ruso, Vladimir Putin, como un criminal de guerra. "No es una definición apropiada, no usaría ese término", respondió en la audiencia. Tillerson también fue interpelado sobre si piensa que Putin está detrás de los homicidios de opositores políticos: "en los regímenes los defensores de los derechos humanos son a menudo amenazados o asesinados, pero en el caso específico no tengo toda la información".
    Por otro lado, sobre Siria "hemos dados pasos atrás en los compromisos asumidos con los aliados. Hemos enviado señales débiles o confusas con las 'líneas rojas' que se volvieron 'líneas verdes'", dijo Tillerson, al evocar la falta de intervención de Washington en Damasco después del uso de armas químicas. El ex número uno de ExxonMobil sostuvo que países como Irán o Corea del Norte significan una grave amenaza para el mundo, y destacó que China no es un "socio confiable" contra Pyongyang.
    Además, consideró que hay que se debe ser "honesto" sobre "el Islam radical", pues es "gran riesgo para la estabilidad".
    Por eso, aseguró, la derrota del ISIS es la prioridad absoluta. Es necesario, sin embargo, prevalecer "no sólo en el campo de batalla"; "tenemos que ganar la guerra de las ideas". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en