Correspondencia devenida en películas

Filme sobre vínculo del escritor Julio Cortázar y Manuel Antín

Manuel Antín y Julio Cortázar en los años '60. Cartas que inspiran un documental (foto: Ansa)
13:24, 27 sepBUENOS AIRESPor María Zacco

(ANSA) - BUENOS AIRES, 27 SET - El intercambio epistolar entre el escritor Julio Cortázar y el cineasta Manuel Antín durante los años '60, que derivó no solo en una estrecha colaboración cinematográfica sino también en una amistad entrañable, es el punto de partida del documental "Cortázar & Antín: Cartas Iluminadas", de Cinthia Rajshmir.
    La construcción de la memoria, el vínculo entre cine y literatura y la relación autor-director son algunas de las cuestiones que sobrevuelan el filme, exhibido en el marco del Festival Internacional de Cine de Puerto Madryn (MAFICI), que tiene lugar hasta el 29 de septiembre en la ciudad homónima de la provincia de Chubut, en la Patagonia argentina.
    "El intercambio epistolar es muy importante para mí, marcó mi vida: Fui una escritora ávida de cartas y una receptora apasionada. Siempre usaba un tipo especial de papel, un tipo de lapicera. Me identifico mucho con esa dimensión angelical del arte de escribir, por eso me interesó ese juego entre Cortázar y Antín", relató Rajshmir en entrevista con ANSA.
    La realizadora, también pedagoga, hizo una maestría en cine documental en la Fundación Universidad del Cine, creada por Antín en 1991, donde tomó contacto con aquella correspondencia que tanto la impactó. Después de pensarlo mucho tomó coraje y le propuso al cineasta hacer el documental, que ganó el Premio del Público en el Festival de Cine Latinoamericano de Trieste, Italia.
    "Fui un poco temerosa a su oficina, le conté la idea y me respondió: 'quedo a tu disposición'. Manuel es una persona muy generosa", rememoró.
    Antín le escribió por primera vez a Cortázar, que vivía en París, a fines de la década del '50. En ese momento, como relata él mismo en el documental, todavía no había filmado ninguna de sus películas y descubrió en el autor de "Bestiario" al escritor que hubiese querido ser.
    La adaptación del cuento "Cartas de mamá", de aquel libro, se convirtió en la primera película de Antín ("La cifra impar", 1962). Luego siguieron "Circe" (1964) e "Intimidad de los parques (1965), basadas en otros tres cuentos de Cortázar.
    "En esas cartas que ambos se enviaban para la adaptación de los cuentos al cine está la historia de una época, atravesada por la relación entre el cineasta y el escritor. A partir de esa idea nació mi película, con la intención de relatar la relación entre dos creadores apasionados", afirmó Rajshmir.
    Vale preguntarse si la literatura de Cortázar fue determinante en el estilo cinematográfico de Antín, caracterizado por personajes enigmáticos.
    Según la realizadora, "Manuel estaba imbuido de un clima de época, en el que, en cine, dominaba la Nouvelle Vague; pero también es un gran intelectual y amaba la literatura de Cortázar, que ya había roto con la estructura narrativa tradicional. Por eso, no es casual que haya elegido un cuento del escritor para, de alguna manera, evocar esa estructura desde el cine".
    "Que por indagar si ese encuentro influyó en la literatura posterior de Cortázar, que anteriormente había participado en la escritura de un guión y era un amante del cine. De hecho, cuando vio la película de Antín quedó fascinado y empezó a escribir cuentos para que él los adaptara", relató.
    Sin embargo, en aquella relación no todo fueron rosas. Tal vez lo más interesante son las tensiones y discusiones acaloradas sobre los guiones que se evidencian a lo largo de esa correspondencia, que incluye una "fono-carta", una grabación en la que Cortázar defiende a ultranza sus puntos de vista.
    "En la última película hubo un distanciamiento porque cada uno defendía su punto de vista y no hubo acuerdo; Manuel hizo lo que consideraba como director. Sin embargo, siguieron siendo amigos", a pesar de los desacuerdos, de la distancia y de las diferencias políticas.
    El viaje que Cortázar hizo a Cuba, en 1962, fue una vivencia determinante: se convirtió en fiel seguidor de la ideología socialista y de la Revolución Cubana. Antín no coincidía con él, pero mantuvieron un vínculo entrañable, a prueba de disidencias.
    Cuando comenzó la dictadura militar en Argentina (1976-1983) el escritor le envió una carta a su amigo para decirle que interrumpiría el contacto, para protegerlo.
    "Cortázar tuvo conciencia del peligro. Era muy activo políticamente y no quería perjudicar a Manuel ya que se sabía que se abrían las cartas y que había detenciones. Lo cuidó a pesar de que lo extrañaba. Algo muy bello, sostuvo la directora.
    Queda el registro de un clima de época, de ebullición creativa, cuando las discusiones intempestivas para defender las ideas culminaban siempre con unas palabras de afecto, plasmadas en papel de seda, con dibujos incluidos. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en