La mafia también opera en Roma

"La terra dell'abbastanza", en la Semana del Cine Italiano

Una escena de 'La terra dell'abbastanza', ópera prima de la nueva dupla de hermanos directores, los romanos Damiano y Fabio D'Innocenzo.
Una escena de 'La terra dell'abbastanza', ópera prima de la nueva dupla de hermanos directores, los romanos Damiano y Fabio D'Innocenzo. (foto: Ansa)
15:09, 08 junBUENOS AIRESPor María Zacco

   (ANSA) - BUENOS AIRES, 8 JUN - "La falta de oportunidades expone al crimen", dijo Matteo Olivetti, protagonista de "La terra dell'abbastanza", ópera prima de la nueva dupla de hermanos directores, los romanos Damiano y Fabio D'Innocenzo, que se exhibe en la Sexta Semana de Cine Italiano, en Buenos Aires.

   El filme, que tuvo su premier en la sección Panorama del Festival de Berlín, es extremadamente oscuro. Retrata los límites de la amistad entre dos jóvenes de Roma que estudian gestión hotelera, Manolo (Andrea Carpenzano) y Mirko (Matteo Olivetti): el futuro soñado se verá truncado por un hecho fortuito que los hará ingresar, casi como una consecuencia inevitable, en el delito. La primera secuencia de la película, con primeros planos, los muestra muy divertidos en un auto mientras comen sándwiches de achicoria después de salir de la escuela. Luego manejan por la ruta para ir a sus casas, mientras hacen planes en voz alta para dentro de dos años, cuando sean egresados y se conviertan, tal vez, en chef y barman. Pero un golpe seco contra el auto en plena noche lo cambia todo: atropellaron a un hombre y está muerto.
    Acuden al padre de Manolo (Max Tortora), quien se mueve como pez en el agua en el mundo del delito y les aconseja seguir adelante como si nada. Luego, averigua que el fallecido era un mafioso buscado intensamente por otro clan y convence a su hijo de que esa muerte puede ser una gran carta de presentación para que él pueda "trabajar" para el jefe local de ese grupo (Luca Zingaretti, el inolvidable comisario Montalbano que aquí cambia de bando). Manolo dudará al inicio pero tomará su primer encargo. Y Mirko, quien trata de convencerlo de lo contrario, terminará sumándose casi por lealtad, para acompañar a su amigo.
    "Manolo no se pregunta por qué lo hace. Y es porque no tiene una familia que lo apoye. Tiene un padre que no es un padre…Pero Mirko sí se cuestiona, siente culpa por su madre que trabaja mucho y no logra salir adelante. Él piensa: 'Está bien, estoy haciendo mal pero al menos llevo dinero a casa'", dijo Olietti en entrevista con ANSA. La película acompaña el recorrido del rotundo cambio de esos dos chicos sensibles, amigos desde niños, repletos de sueños, que deben apartarse de a poco de sus emociones para poder lidiar con su nuevo trabajo lo mejor posible y aceptar su nuevo destino sin retorno.
    "Esto ha sucedido siempre, es la vía más fácil para hacerse de dinero. Es una realidad que está ahí y que quisimos relatar.
    Aunque no mostramos la violencia, no apelamos al espectáculo", explicó el actor. Los asesinatos cometidos por Manolo y Mirko siempre están fuera de plano, pero la violencia se percibe brutal de todos modos. Ese es uno de los grandes logros de la ópera prima de los D'Innocenzo, hermanos gemelos de 29 años, completamente autodidactas, que se formaron solo viendo muchas películas y ya dan que hablar en los circuitos internacionales. "La terra dell'abbastanza" está rodada en una Roma irreconocible, despojada de sus monumentos y sus íconos de grandeza. Su periferia es igual a la de cualquier otra gran ciudad, con conglomerados de edificios cerca de las rutas o galpones convertidos en viviendas, donde anidan por partes iguales la esperanza y el desencanto.
    "En las periferias es donde se hace más evidente la falta de oportunidades: esto es lo que lleva al delito. Por supuesto, no todo el mundo que vive lejos del centro delinque; de cada cien chicos, dos o tres caen el crimen", explicó Olivetti.
    Para el actor, "lo importante no es el lugar donde se vive sino tener una familia. Porque si un niño crece en un barrio de malandrines pero tiene a sus espaldas una familia de trabajadores honestos, se salva. Si, en cambio, nace como Manolo, cuyo padre prácticamente lo incita a entrar en el delito como algo natural, su destino -es horrible decirlo- ya está signado". Olivetti lo sabe bien. Antes de consagrarse como actor con esta película -su primer papel en cine- trabajó vendiendo café, luego como supervisor de catering en un aeropuerto y se desempeñaba como el director de una discoteca cuando lo llamaron para protagonizar "La terra dell'abbastanza". Supo tomar y aprovechar una oportunidad y su vida dio un giro total.
    "Ahora estoy estudiando porque comprendí que la actuación es lo que quiero para mí en el futuro. Después de esta película, recibí muchas propuestas y debo prepararme bien", concluyó.
    El joven actor ya trabaja en un nuevo proyecto con los hermanos D'Innocenzo y realizó varias pruebas con consagrados directores, de los que espera respuesta. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en