Sastri en Argentina, mucha música, vuelvo a la prosa

"Hablo de libertad y verdad en un mundo que a veces no entiendo"

Lina Sastri en Buenos Aires
Lina Sastri en Buenos Aires (foto: Ansa)
13:54, 04 junBUENOS AIRESRedacción ANSA

(ANSA) - BUENOS AIRES, 4 JUN - Una vida intensa, de la pobreza a la fama, del anonimato a la celebridad, de Nápoles e Ischia a Buenos Aires: Lina Sastri confiesa que "la Argentina, América Latina, se volvieron una parte importante de su vida", y "sin que yo lo quisiera".
    Sentada en un camarín del Teatro Coliseo de Buenos Aires, invitada a presentar sus "Apuntes de viaje" para el 73o.
    aniversario de la república italiana, Sastri aseguró a ANSA que "este continente me trajo tanta vida. El destino me ofreció un marido argentino y luego un gran compañero, también argentino" (el artista Alessandro Kokocinski fallecido en diciembre de 2017)". "Amo mucho la música -confesó- porque cuando cantas en el escenario eres tú, auténtica, con tus sentimientos. Pero hoy siento nostalgia por el recitado, la prosa, a lo que quiero dedicarme en la próxima temporada".
    A América Latina -explicó- "vine a menudo, en clave afectiva, y descubrí que había tantos hilos, ligados unos con otros, que me traían aquí. Y entre aquellos hilos estaba también lo que yo hago, el teatro".
    Para responder a ese llamado vino como cantante en 1998, para presentar "Cuore mio". "Eran otros tiempos -recordó-, cuando se podían hacer las cosas en grande. Aquí hoy propongo un recital simple con una estructura minimalista".
    "Durante las pruebas -contó- vi el escenario demasiado vacío.
    Y entonces tomé sillas del teatro, las até y las puse en un rincón. Hice una síntesis de mi vida, las diversas sillas en las que me senté a lo largo de los años. Algunas rotas, algunas más bellas, algunas feas, otras más viejas, y las últimas más nuevas".
    Después de 20 años -dijo sonriendo- "aquí me encontrarán seguramente envejecida. Pero más allá de los años que pasan, uno es más frágil. Tiene más seguridad y profundidad interior porque vio e hizo mucho, pero tiene más miedo".
    Sin embargo, "con el tiempo, en los espectáculos de música siempre me concedí más libertad de decir la verdad".
    "La música me llena -subrayó- pero hoy tengo un deseo de volver a la recitación, por lo que estoy examinando para la temporada de prosa 2020-21 títulos que no revelo por cábala.
    Concluiré antes de octubre 'Pensamientos de improviso', el más nuevo, que es poesía en música".
    "Tan libre es 'Apuntes de viaje' como estructurado "Pensamientos de improviso", porque osa pedir al público atención hacia la poesía. Y entré en escena aterrorizada el otro día en Roma, porque dije: 'Pero la gente se molestará...". Y en cambio no. Descubrí que la gente es más fuerte de lo que uno piensa".
    "Y asocié 'Viva l'Italia' de De Gregori con la poesía 'All'Italia' de Giacomo Leopardi, con un texto de Alda Merini o con una poesía de Eduardo. Y con mis poesías, que son 'Pensamientos de improviso'".
    "¿Si estoy cansada? Me lo pregunto. No un cansancio físico, sino una sensación de sentirse ajenos en este mundo y transportados a algo que no entiendes. ¿Es una cuestión de vejez? No creo, porque veo que también para los jóvenes hay un sentimiento de ajenidad y soledad que yo siento con fuerza".
    Y entonces "a veces pienso que hablar de libertad y sinceridad de la verdad sobre el escenario tal vez no sirve.
    ¿Por qué hacerlo? Sin embargo, luego cada vez que hay alguien, una cartita, dos palabras o dos líneas, una persona, te hace pensar que vale la pena".
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en