Mezzosoprano Annalisa Stroppa, Adalgisa en "Norma"

Por segunda vez en el teatro Colón de Buenos Aires

La mezzosoprano Annalisa Stroppa
La mezzosoprano Annalisa Stroppa (foto: Ansa)
13:23, 29 novBUENOS AIRESPor Graciela Cutuli

(ANSA) - BUENOS AIRES, 29 NOV - La mezzosoprano italiana Annalisa Stroppa regresará al Teatro Colón de Buenos Aires los días 2, 4, 5 y 7 de diciembre en el papel de Adalgisa, la joven sacerdotisa de la ópera "Norma", de Vincenzo Bellini, bajo la dirección musical de Renato Palumbo y con Mario Pontiggia como director de escena.
    En diálogo con ANSA, la cantante recordó su debut en el Colón en 2012, con "I Due Figaro" de Mercadante bajo la dirección del maestro Riccardo Muti: "Este teatro desde el primer momento me ha encantado y tenía ganas de volver, con una ópera y un papel que me gustan mucho".
    "Está todo: la música de Bellini, el personaje de Adalgisa, poder cantar este personaje maravilloso desde todo punto de vista en un teatro que tiene una acústica muy preciosa. No podría querer más", aseguró Stroppa.
    Desde un balcón que mira hacia el Colón, en una Buenos Aires teñida de lila por las flores del jacarandá, Annalisa evoca el sufrimiento de su personaje, que "ha descubierto el amor por Pollione y obtiene lo que desea, hacer su vida con su amado, hasta que descubre la verdad".
    En ese momento "Adalgisa madura, se vuelve mujer, halla la fuerza que tiene. Me gustan su fuerza y honestidad, así como la complicidad entre dos mujeres que han vivido lo mismo: durante los duetos esto es precioso".
    Además, desde lo musical "Bellini ayuda mucho, porque su música es melodía en estado puro. Es un maestro en la 'messa di voce', el 'legato', los recitados que mueven toda la historia.
    En un teatro que además permite muchos colores con tu voz".
    La cantante italiana ha interpretado a Adalgisa en varios escenarios y viene de haber sido el personaje protagonista de Carmen en el Festival de Bregenz (Austria) y Siébel en el "Fausto" de Gounod en Madrid.
    Pero este regreso al Colón promete ser especial: "Tengo un gran recuerdo del público cuando interpreté 'I Due Figaro', de su calor, de su entusiasmo, incluso frente a una ópera nueva que no había escuchado antes. No me animo a imaginar lo que será ante una ópera que conocen, con estas arias, con estos duetos maravillosos".
    "Espero comunicar todo el trabajo interior que tiene Adalgisa y que pasa del tormento a una serenidad y una decisión honesta", subrayó Stroppa, quien se formó no solo en canto -se graduó en el conservatorio Luca Marenzio de Brescia, su ciudad natal, con mención de honor- sino que también es graduada en Ciencias de la Educación.
    Si bien "desde pequeña mi deseo era cantar" -cuenta- "se sabe que es un camino muy largo y al mismo tiempo "me encantaba el trabajo en lo social. Seguí así los dos caminos, uno el musical con estudio de canto y piano, y otro Ciencias de la Educación, que me permitió trabajar con niños que tienen dificultades de aprendizaje y personas en prisión".
    "Mi tesis final universitaria fue sobre el crecimiento de los niños que viven, de cero a tres años, junto a una madre detenida", ya que así es posible en Italia. Allí descubrí que "la música tiene un poder unificador entre las diversas culturas, abre al mundo de diferentes maneras". Este cruce de vocaciones -explica Annalisa Stroppa- "me ayuda a interiorizar cada personaje, como si yo viviera de verdad lo que ellos viven en la historia, intentando comprender el problema, la sensación, la emoción con mi sensibilidad". Esta experiencia, así como otras en una casa de reposo para ancianos, "me permitió entender cuánto podemos ayudar a quien es más desafortunado, quien nos necesita. Y como soy maestra de la primaria para niños, creo que con la música se puede hacer un trabajo maravilloso. A través de la música se puede enseñar todo: la ciencia, la matemática, al ritmo".
    La mezzosoprano lamentó que haya una "relación equivocada" de los jóvenes con la música: "No por su culpa, sino de la sociedad, que no ayuda a los chicos a comprender el poder de la música y su belleza. Cuando la conocen y la comprenden, la aman, no hace falta que sean Pavarotti".
    "Se podría hacer mucho bien en la escuela. No entienden que la música tiene un poder enorme para unificar, porque quienes están en el poder siempre quitan horas a la música, es la Cenicienta de todas las materias. A mí me gustaría hacer algo para mejorar esto, ojalá en el futuro pueda activar algunos proyectos", explica.
    Para Annalisa, por otra parte, la lírica es una excepción en un mundo sacudido por la desigualdad de las mujeres: "Soy una mujer y nunca sentí en mí esta diferencia. Lo importante es que uno es valioso y lo demuestra, y en el canto se puede demostrar.
    Si haces bien tu trabajo, la voz no miente". Aunque no todo es ópera: a la joven cantante le gusta "toda la música, desde la ópera clásica al ritmo de la música de América Latina, la salsa, el merengue, el pop y el tango" que tiene "una sensualidad de locura". Sobre los personajes que aún sueña interpretar, Annalisa elegiría "en este momento la Charlotte de 'Werther', porque creo que en este momento vocalmente es muy confortable para mí y también como personaje me gusta mucho".
    La despedida es con un recuerdo para sus abuelas y para su maestra de canto, su primera referente, antes de concluir que "estoy muy emocionada: los ensayos son importantes, pero la emoción que surge cuando el teatro está lleno de público invade de una energía diferente. No veo la hora del estreno".
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en