La cultura tiene la función de unir, Piovani

El músico italiano se presentó en el Teatro Coliseo,Buenos Aires

Nicola Piovani ofreció un concierto en el Teatro Coliseo de Buenos Aires
Nicola Piovani ofreció un concierto en el Teatro Coliseo de Buenos Aires (foto: Ansa)
08:03, 04 junBUENOS AIRESRedacción ANSA

(ANSA) - BUENOS AIRES, 3 JUN - "La cultura tiene la función de unir lo que es difícil lograr en la economía o la política", afirmó el director de orquesta y compositor italiano Nicola Piovani, quien ofreció un concierto en Buenos Aires.
    "Estoy convencido que las dificultades que tiene Europa para lograr la unidad dependen también del hecho que cuando se fundó, se tuvo en cuenta solo en una porción pequeña a la cultura", sostuvo Piovani, en diálogo con ANSA. El músico, quien regresó a la Argentina tras 25 años, donde compuso la música del filme "De eso no se habla" (1993), dirigido por María Luisa Bemberg y protagonizado por Marcello Mastroianni, agregó que prueba de la poca importancia que se le dio a la cultura es "la inexistencia de una orquesta europea".
    A veces, apuntó, "los políticos descuidan la cultura, la música, porque piensan que son algo fatuo, divertido. Pero la música puede jugar un papel importante", resaltó.
    Piovani ofreció en la capital argentina el concierto "Una música, muchas películas" en ocasión de la Fiesta de la República Italiana, que conmemora el referéndum constitucional de 1946 que eligió como forma de gobierno la república en lugar de la monarquía en Italia.
    En referencia a esa fecha (2 de junio), el músico dijo que esta vez sintió "el deber de festejar con más entusiasmo que en el pasado". Las celebraciones de estos eventos, subrayó, "toman significados diferentes de acuerdo al período en que tienen lugar".
    "Hubo épocas en que las sentíamos menos porque parecía que las instituciones estaban consolidadas. Parecía que solo se debía seguir adelante para alcanzar ciertas conquistas", sostuvo. Y, en cambio, agregó, "pasamos períodos, incluso el último, en los que estas instituciones republicanas preciosas estuvieron en riesgo. Y ahora hay más necesidad de defenderlas y por lo tanto de celebrarlas. Por eso las festejamos hoy con más entusiasmo. Con un ojo puesto en la actualidad, Piovani observó que aquello que le impresiona "es que sabemos que los políticos son tendenciosamente mentirosos".
    "Pero me parece que ahora se está exagerando. Me sorprende la naturalidad con que esto sucede. Si alguien dice 'renuncio', significa algo. Si yo estoy en contra a una moneda única, no puedo estar a favor. Hay algo que no funciona", declaró. "Hay un trabajo específico que se llama política -sostuvo- y es afrontar su complejidad. Es fácil decir 'quiero ser el alcalde y quiero que las calles estén lisas, que no haya agujeros ni basura'. Esas son de hecho cosas buenas. Pero hacerlo es más complejo que decirlo. Ahí, entonces, está el trabajo del político, afrontar la complejidad de su función", explicó el compositor.
    Así como están las cosas en Italia, aseveró Piovani, "creo que necesitaremos dos tipos de políticos: aquellos que hacen campaña electoral y los estadistas. Porque hay algunas personas con talento para tomar los votos. Pero no es lo mismo que hacer funcionar bancos u hospitales. Esto es una tragedia". El maestro italiano también observó que pasamos de una cultura de la lectura a la del vídeo. "El 'homo sapiens' se convirtió en 'homo videns' que se informa no a través de la lectura, que requiere una mediación compleja, pero del vídeo", lo que afecta también a la música.
    "Se escucha mucha (música), pero más que escucharla se la experimenta. En un concierto, en silencio, está la verdadera escucha. Es muy distinto en el bar o en un restaurante, donde la música no sirve para entender más, no abre la mente. Y es también mortificante para los autores", lamentó. Para concluir, se refirió en particular a la cultura italiana y sus debilidades.
    "Me gustaría decir que en Italia se ha descuidado la cultura teatral, aquella que prevé una fruición del vivo. Ciertamente, tenemos una gran cultura cinematográfica, pero el teatro ha sido considerado como una 'clase B'. Y esto nos hace inferiores a grandes culturas como la anglosajona o la francesa", alertó. "En Italia se cierran los teatros. Y cuando se cierran los teatros siempre es un duelo", concluyó.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en