Historia de fresco reconstruida gracias a proteínas

Tal descubrimiento ayudará a mejores restauraciones

El fresco
El fresco "Gruppo di quattro Clarisse" de Ambrogio Lorenzetti (foto: Ansa)
15:17, 13 abrROMARedacción ANSA

(ANSA) - ROMA, 13 ABR - Claras de huevo y pegamento de origen animal fueron los ingredientes usados por artistas y restauradores a través del tiempo sobre el fresco "Gruppo di quattro Clarisse" del pintor italiano Ambrogio Lorenzetti, una revelación que podrá ayudar a hacer restauraciones mejor orientadas y también a hallar en el futuro falsificaciones. El fresco decoraba la sala capitular del convento de San Francesco en Siena y ahora es conservado en la National Gallery de Londres. El descubrimiento, revelado por la revista académica Angewandte Chemie International Edition, se hizo con un innovador análisis de proteínas animales por investigadores de la Universidad de Copenhague, conducidos por el italiano Enrico Cappellini.
    Mediante la espectrometría de masa y el análisis de proteínas de origen animal, aplicadas por primera vez de modo casi completo, los estudiosos dedujeron el tipo de proteínas usadas y el perjuicio sufrido. "Hemos visto que las proteínas usadas eran huevos de gallina y de patos, y colágeno obtenido por ovinos y bovinos", precisó a ANSA Cappellini. Eso después de que analizaran el daño por estas capas de proteínas aplicadas al fresco y de ver que la clara de huevo tenía una lesión extendida asociada a una exposición prolongada a la luz, mientras el colágeno estaba asociado al proceso utilizado para producirlo.
    "Deducimos que la clara se había colocado durante un período de tiempo más largo, poco después de la realización de la pintura como restauración, mientras el colágeno se utilizó después de la retirada del fresco o tal vez como una intervención protectora", precisó Fabiana Di Gianvincenzo, uno de los investigadoras.
    Este tipo de análisis puede tener muchas aplicaciones importantes. "Al comprender el tipo de proteínas animales utilizadas y el daño que sufrieron, podemos realizar intervenciones de restauración y conservación de bienes culturales más específicos", concluyó Cappellini.
    De hecho, en el futuro, "este análisis también podría convertirse en una herramienta para descubrir las falsificaciones, una vez aclarados cuáles son los materiales y las proteínas usadas por un artista". Puede, asimismo, ser usado en pinturas, materiales y antiguos instrumentos musicales. Otra de las investigadoras, Clara Granzotto, aplicará esas técnicas en sarcófagos y tejidos del antiguo Egipto, en el marco del proyecto europeo EGYPTOMICS, financiado por la Unión Europea.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en