Borromini, un genio de la modernidad

Numerosos eventos para recordar los 350 años de su muerte

San Carlos de las Cuatro Fuentes, la iglesia barroca que le deparó fama (foto: Ansa)
14:51, 02 dicROMARedacción ANSA

(ANSA) - ROMA, 2 DIC - Provocador, inquieto, indiscutido protagonista del Barroco romano y todavía hoy capaz de ejercitar una profunda influencia en los arquitectos contemporáneos, Francesco Borromini es el centro de una serie de iniciativas a 350 años de su muerte.
    Desde el 11 de diciembre tomará cuerpo una cita internacional, una muestra de sus extraordinarios diseños, visitas y clases en iglesias y edificios por él proyectados, y un concurso fotográfico.
    El programa de celebraciones permite desmenuzar lo que, como dijo la directora de los Museos Vaticanos, Barbara Jatta, permanece como "una figura clave de la arquitectura del '600 capaz de constituir, a través de los siglos, un modelo para generaciones de arquitectos".
    Gracias a uno de los mayores expertos de Borromini, Paolo Portoghesi, las diferentes iniciativas evidenciarán la larga actividad borrominiana que ha contribuido a cambiar el rostro de la Ciudad Eterna.
    "La fortuna y el infortunio de Francesco Borromini se alternan en el tiempo", explicó Portoghesi, recordando las vicisitudes que acompañaron su muerte por suicidio el 3 de agosto de 1667, luego de casi un día de agonía.
    Un gesto que se explica en la inquietud que siempre acompañó la vida de un maestro a menudo no comprendido, a partir del papa Alejandro VII, que lo consideraba "un arquitecto gótico" y, como muchas veces había ocurrido, prefería al eterno rival Gian Lorenzo Bernini.
    Para el arquitecto originario del Canton Ticino, ya 40 años activo en Roma, en los barrios más importantes de la ciudad, junto a Maderno y del propio Bernini, el no poder trabajar más fue el enésimo obstáculo que lo empujó a quitarse la vida.
    Es necesario esperar hasta el siglo XVIII para "asistir a un 'revival'" de Borromini -prosigue Portoghesi- cuando su obra se vigoriza y vuelve a incidir, sobre todo en los elementos decorativos, en los proyectos arquitectónicos de mayor aliento.
    La afirmación del Neoclasicismo lo ve de nuevo en la sombra acusado de "ser el gran corruptor de la regla clásica con sus invenciones caprichosas", pero a fines del '800 Borromini vuelve a ser universalmente revalorado desde el momento en el que en él se individualizan "las cimientes de la arquitectura moderna".
    Los eventos son organizados gracias a la colaboración de numerosas instituciones: Museos Vaticanos, la Academia de San Lucas, Facultad de Arquitectura de la Universidad La Sapienza, Maxxi, y la Academia de Bellas Artes de Roma. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en