"Divina Criatura", arte, mujer y moda del XIX

Desde el 15 de octubre en Rancate, Suiza, en el cantón Ticino

Muestra 'Divina Criatura' (ANSA)
Muestra 'Divina Criatura' (ANSA) (foto: ANSA)
16:36, 08 octSesenta obrasPior Nicoletta Castagni

(ANSA) ROMA 8 OTT - Sesenta obras, entre esculturas, pinturas, objetos de arte y vestimenta ilustrarán la relación entre la mujer y la moda en la segunda mitad del siglo XIX, en una muestra del próximo 15 de octubre al 28 de enero de 2018, en la Pinacoteca Giovanni Zust de Rancate, Cantón Ticino de Suiza.
    Titulada "Divina criatura. La mujer y la moda en las artes de la segunda mitad del siglo XIX", la importante exhibición está a cargo de Mariangela Agliati Ruggia, Sergio Rebora y Marialuisa Rizzini, con la coordinación de Alessandra Brambilla.
    Los organizadores aprontaron una cuidada selección de obras provenientes de colecciones públicas y privadas, valorizando a la vez núcleos significativos conservados en la Pinacoteca Zust.
    De particular interés resultan los espléndidos retratos de "bellas señoras" de la alta sociedad y algunos abanicos de autor, firmados por grandes maestros como los pintores Giovanni Segantini, Gaetano Previati, Federico Zandomeneghi, Giuseppe De Nittis, Pompeo Mariani y Pietro Fragiacomo.
    La investigación de los especialistas comienza a fines de los años cincuenta del siglo XIX, cuando el sastre inglés Charles Frederick Worth abre su primer atelier en París, capital de referencia de la aristocracia y la alta burguesía europeas, deteminando el nacimiento de la "Haute Couture" ("Alta Costura").
    Con la apertura de los primeros Grandes Almacenes, el estar a la moda se convierte en una suerte de imperativo compartido por mujeres de todas las clases sociales.
    Al presentar bellísimos vestidos de época y los citados abanicos la Pinacoteca Zust eligió ilustrar este período histórico recurriendo sobre todo a las obras de arte, que documentan mejor que todo la transformación social y de la imagen femenina siguiendo el camino de la moda. De manera especial el género del retrato permite seguir las rápidas y sorprendentes evoluciones de la indumentaria.
    Los personajes representados, tanto los de la aristocracia como ejemplo de buen gusto o de la burguesía, posan para pintores y escultores vestidos y peinados con atención a los dictámenes de la moda y en sintonía con su propio rol social.
    Se parte de modelos, convertidas en mujeres símbolo, como la Reina Margarita de Saboya o representantes aristocráticas internacionales, como, para quedarse en el Cantón Ticino, la condesa Carolina Maraini Sommaruga, retratada por grandes de la época, entre ellos Vittorio Corcos, Giovanni Boldini y Marino Marini. La muestra prosigue con obras de Domenico y Gerolamo Induno, Eleuterio Pagliano, Mosè Bianchi, Antonio Ciseri y Tranquillo Cremona, en un recorrido que atraviesa las regiones de Italia y trasciende la frontera suiza.
    Pero los pintores no solo dan cuenta de la evolución de la moda, sino que también testimonian el estilo que emerge impecable a partir de gestos y movimientos. Además de los retratos mundanos de Boldini, Corcos o Paolo Troubetzkoy, la colección reúne telas de ambientación cotidiana y burguesa, interiores domésticos o de calles citadinas, en las que se incluyen figuras femeninas ocupándose del bordado, la lectura, en conversación, de paseo, en reposo o con sus hijos.
    De cada una de ellas, los artistas nos restituyen la vestimenta con cuidados detalles, de manera de mostrarnos las mínimas mutaciones de gusto y validando a la moda como uno de los elementos que determina la modernidad de la obra. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en