Fotos con vida propia

De la foto teatral al escenario

Elenco de 'Reproches' (Foto: Diegro Frangi)
Elenco de 'Reproches' (Foto: Diegro Frangi) (foto: Ansa)
14:40, 21 sepBUENOS AIRESMaría Zacco

   (ANSA) - BUENOS AIRES, 21 - "El estereotipo del estereotipo como camino para llegar a la esencia del problema", ese es el modo en que definía su trabajo Pop Latino en un manifiesto, en los años 90, el fotógrafo argentino Marcos López, cuyas imágenes son sin duda radiografías de época.
    Los estereotipos atraen a López cuyo estilo particular, un punto de inflexión en la fotografía de aquellos años, sobrecarga los recursos tradicionales del arte pop al punto de quedar despojados de su clásico optimismo y se transforman en parodia teatral.

   Por eso, no es casualidad que el fotógrafo debute ahora como autor y director de teatro: de algún modo ya lo venía haciendo en sus tomas pero ahora sus escenas fijas tienen movimiento y se suben a las tablas.

   Su criatura, "Reproches", protagonizada por el actor y dramaturgo Rafael Spregelburd, se estrenará el viernes en el Centro Cultural Rojas de la capital argentina, en el marco del Proyecto Familia, en una única función.

   "Detrás de la cámara hacía recortes de la realidad, algo que ahora me aburre. Me quedó solo una inspiración que me llevó a la fotografía teatralizada y surgió luego, como un proceso orgánico, agregarles textos y luego voz", explicó el fotógrafo y artista plástico en entrevista con ANSA.
    López había sido convocado por la institución para hacer una fotografía relacionada con el Proyecto Familia que presenta distintas manifestaciones artísticas con esa temática.

   "Haciendo esa foto se me ocurrió la idea del reproche matrimonial, consulté con varios psicólogos sobre el tema y los actores también aportan sus textos. Es, más que nada, un trabajo de improvisación", explicó.
    Por eso, hubo solo dos ensayos junto a Spregelburd, Monina Bonelli, Analía Couceyro, Magda De Santo y la Compañía Funciones Patrióticas de Martín Seijo.

   "No me gusta leer guiones, me voy por las ramas. Prefiero dejar que el conflicto explote en la función cuando ya no se puede volver atrás. Hay una sola función, como en la vida", subrayó López.
    Las ventajas de la época de la instantaneidad harán que tras su debut y despedida, que tendrá lugar el 23 de septiembre próximo, la obra podrá ser vista en la red Instagram. López se encargará de hacerla filmar con su smartphone.
    Si bien no es actor, el fotógrafo también trabaja en la pieza teatral en la que interpreta a un jugador de tenis y tedioso marido que reprocha.
    "Con este personaje exorcizo una situación traumática de mi adolescencia: no sabía jugar al tenis. Rafael es mi super yo, y está sentado en una silla de juez de ese deporte, que compré a través de Internet especialmente para la ocasión", relató.
    "Como no soy actor había pensado en una declamación mía y a una serie de jueces, todos dramaturgos, que dan un puntaje, al estilo del programa televisivo 'Bailando por un sueño', explicó el artista.

   "Reproches" es un "producto Marcos López" de pura cepa: une el análisis de época, los estereotipos del siglo XXI y algún recuerdo de infancia en Villa Gobernador Gálvez, un pueblito de su Santa Fe natal, provincia del centro-norte de Argentina.
    La música, la plástica y el cine también intervienen en esta pieza de López, un artista multifacético que en 1986 integró el primer grupo de becarios extranjeros en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, en Cuba.
    Como sus tantas series de fotografías o su documental "Ramón Ayala, la película" (2013), la obra teatral tiene el sello de lo que el fotógrafo denominó alguna vez "Sub-realismo criollo", una capacidad única de unir mundos muy distantes hasta alcanzar la cumbre del absurdo.
    Sin embargo, ese es el punto exacto en que las escenas provocan un deja vu en el espectador, hasta convertir la carcajada en una mueca. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en