Michelangelo Pistoletto en Buenos Aires

Recorrió posible emplazamiento para sus obras en Bienalsur 2019

Michelangelo Pistoletto en Buenos Aires (foto: Ansa)
12:15, 01 novBUENOS AIRESRedacción ANSA

(ANSA) - BUENOS AIRES, 1 NOV - El artista italiano Michelangelo Pistoletto, uno de los grandes representantes del "arte povera" (arte pobre), recorrió -en su primer viaje a la Argentina- posibles lugares para emplazar sus obras el año próximo, en ocasión de su participación en la Bienalsur 2019.
    Pistoletto, que brindó una conferencia a sala llena para el público argentino, confirmó que uno de los lugares será el MUNTREF Museo de los Inmigrantes y el MUNTREF Museo de Arte Contemporáneo.
    Durante su visita se reunió con el artista plástico argentino Yuyo Noe, además de Aníbal Jozami y Diana Weschler, respectivamente director general y directora artística de Bienalsur.
    "En el 'arte povera' la palabra 'pobre' no significa sin dinero, sino que significa 'esencial', significa en relación directa con la tierra, con la fenomenología de la existencia", explicó el artista en la charla con el público.
    "Arte povera" es el nombre que le dio el crítico Germano Celant al movimiento artístico surgido en Italia en los años 60 que se valía de materiales humildes y "pobre", generalmente no industriales, que transforman la obra a medida que sufren un proceso de deterioro natural. Pistoletto se refirió a la relevancia del arte "para una transformación social responsable, y como elemento de conexión, comunicación y activación de la sociedad".
    En diálogo con Wechsler y con el curador brasileño Marcello Dantas, el artista y teórico del arte indicó que impulsa estos conceptos desde su fundación, la "Cittadellarte", creada en Biella -su ciudad natal- en 1998.
    Esta fundación "toma como base los ideales del 'arte povera', movimiento que nació a mediados de los 60 por parte de un grupo de artistas que se han separado de la idea de un arte consumista, de un arte hecho para elogiar el sistema, del glamour consumista como era el pop art", dijo.
    Pistoletto también aludió al uso de espejos, una parte fundamental de gran parte de sus trabajos: "Un artista puede reproducir todo aquello que ve en el mundo pero no puede hacer su autorretrato sin un espejo". "Comencé a hacer autorretratos como una necesidad de reconocerme a mí mismo, a través de mi imagen. Ha sido el modo de tratar de descubrir mi identidad, para saber quién soy a través de mi imagen, qué hago en este mundo, porque estoy aquí y por qué hago arte", agregó.
    "Los cuadros de espejos -prosiguió- trabajan directamente con el tiempo. Lo que reflejan es una imagen que dura un instante -el presente-, que va cambiando constantemente. Por eso incluí la fotografía, que fija ese instante, que es pasado, y al fijarlo, mientras el tiempo pasa, se vuelve memoria. Y la memoria es futuro".
    "Cada persona que se refleja en la obra, en ese momento, se vuelve protagonista. Entonces ya no es el autorretrato de una persona sola. Mi identidad es el autorretrato del mundo, en el que estamos todos", concluyó Pistoletto.
    Sus obras forman parte hoy día de las colecciones de los principales museos de arte moderno y contemporáneo, entre ellos el MoMA y el Guggenheim de Nueva York, la Tate Modern de Londres, el Museo Reina Sofía de Madrid, el Beaubourg de París y la Galleria Nazionale d'Arte Moderna de Roma.
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en