Amada u odiada, un museo para la selfie

Será temporario y se encuentra en Los Angeles

Museo de la Selfie en Los Angeles (foto: Ansa)
12:09, 16 abrLOS ANGELESRedacción ANSA

(ANSA) - LOS ANGELES, 16 ABR - El juego consiste en tocar obras famosas y sacarse una selfie con ellas sin sufrir sanciones, o bien tener una experiencia interactiva entrando dentro de las pinturas o esculturas para inmortalizar el momento con un autorretrato.
    Al "David" de Miguel Angel -en copia idéntica pero versión narcisista que se saca una foto con el smartphone- es posible entonces acercarse y hasta abrazarse para una selfie. Y hasta se le puede agregar un emoticón sonriente y compartirlo de inmediato en las redes sociales. La misma estatua, pocos metros más adelante, está rota en tierra y el visitante puede hacer una nueva toma, esta vez con una carita triste o cruel.
    ¿Pero dónde es posible hacer todo esto? Se estima cada día, en el mundo, se postean en las redes sociales más de un millón de selfies, y así el primer museo temporal totalmente dedicado a este arte abrió en Glendale (Los Angeles), donde se podrá visitar hasta el 31 de mayo.
    Aquí la Gioconda está retratada con un smartphone en la mano, y se puede dar rienda suelta a lo que la etiqueta prohíbe en otros museos: desahogarse con autofotos.
    Naturalmente, las obras clásicas son totalmente falsas, pero el museo es auténtico y fue creado por Tair Mamedov y Tommy Honton, con producción de Abylay Zhakashov. Mamedov es un conocido cómico, escritor, realizador y diseñador de juegos que trabajó en el cine y la televisión rusa en Los Angeles. Tommy Honton es escritor, diseñador de juegos y creador de proyectos de narración inmersiva (realidad virtual).
    Abylay Zhakashov, por su parte, es un empresario y productor de cine.
    The Museum of Selfies no contiene solo copias de estatuas o pinturas famosas, sino también una galería interactiva de alta tecnología que explora la historia y el fenómeno cultural de la autofoto, que tiene raíces más antiguas de lo que se cree.
    Explican los curadores de la muestra, en efecto: "Este no es el museo de la selfie, sino una galería sobre las selfies. Aquí los visitantes pueden explorar el origen de la autofoto a través de la lente del arte, la historia, la tecnología y la cultura, mientras se toman algunas fotos con nuestras instalaciones interactivas".
    "Nuestro objetivo es hacer compartir las profundidades invisibles y la historia de este fenómeno cultural", precisaron los autores del proyecto, observando que "se las ame o se las odie, las selfies ya no se verán del mismo modo. Además la gente ya no quiere mirar el arte de modo pasivo, sino formar parte de él, y aquí puede liberar su creatividad".
    El costo de la entrada es de 25 dólares, y no hay en el interior ni comida ni bebidas. Sí se aconsejan vivamente, en cambio, los teléfonos celulares, cámaras de fotos y los "selfie-sticks" prohibidos en casi todos los demás museos del mundo.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en