Justicia aunque casi 30 años después

Ex coronel salvadoreño preso en España por asesinato de jesuitas

El salvadoreño Inocente Montano, detenido en España por el crimen de cinco jesuitas.
El salvadoreño Inocente Montano, detenido en España por el crimen de cinco jesuitas. (foto: Ansa)
16:07, 30 novMADRIDPor Mónica Uriel

   (ANSA) - MADRID, 30 NOV - El ex coronel y ex viceministro de defensa salvadoreño Inocente Montano fue enviado hoy a prisión incondicional por un juez español acusado de asesinar a cinco jesuitas españoles en El Salvador en 1989.
    Montano fue extraditado ayer a España por Estados Unidos, donde estuvo más de dos años en prisión. El juez español Manuel García Castellón reclamó su extradición porque consideró que el juicio contra él y otros 19 militares celebrado en El Salvador fue un fraude de ley ya que los hechos no fueron, a su juicio, correctamente investigados. Montano, de 74 años, participó "activamente en la decisión y el diseño" del asesinato de los jesuitas, según el juez Manuel García Castellón, que lo envió a prisión provisional sin fianza al apreciar un "evidente" riesgo de fuga ya que se le imputan delitos con penas de hasta nueve años de prisión.
    El juez advierte además contra él "motivos bastantes" para considerarlo responsable de los hechos. El ex viceministro está procesado por cinco delitos de asesinatos terroristas y crímenes de lesa humanidad por su papel en la muerte de los jesuitas durante la guerra civil en El Salvador (1980-1992).
    La participación de Montano en los asesinatos ha sido ratificada por documentos desclasificacos de Estados Unidos y el informe final de la Comisión de la Verdad para El Salvador, así como por testigos y pruebas periciales.
    Según el juez, el motivo principal de su asesinato fue que los jesuitas estaban ejerciendo de mediadores en el conflicto con la guerrilla y presionaban para conseguir una negociación entre ambas partes que no convenía a los militares. La matanza la llevó a cabo el Batallón Atlacatl el 16 de septiembre de 1989 en el Centro Pastoral de la universidad de los jesuitas, a quienes ordenó salir el jardín y tumbarse boca abajo.
    A la mañana siguiente aparecieron sin vida y con varios tiros en el cuerpo. El objetivo de la masacre, según el juez, fue Ignacio Ellacuría, entonces rector de la Universidad Centroamerica (UCA) e ideólogo de la Teología de la Liberación.
    Los otros jesuitas españoles asesinados fueron Amando López, Juan Ramón Moreno, Segundo Montes e Ignacio Martín Baró.
    También fueron asesinados el jesuita salvadoreño Joaquín López, la cocinera Elba Julia Ramos y su hija Celina, de 16 años, ambas salvadoreñas. La masacre se ideó en varias reuniones celebradas en la Escuela Militar y en los cuarteles del Comando Conjunto del Estado Mayor de El Salvador, en las que Monano estuvo presente.
    En esas reuniones, según confirman las pruebas, el coronel Emilio Ponce dio la orden al coronel Guillermo Alfredo Benavides (ambos procesados pero no extraditados a España) de "asesinar concretamente el padre Ignacio Ellacuría y asegurarse de no dejar testigos", entre otros "civiles de gran relevancia intelectual y política".
    Montano, según consta en el auto del juez, fue uno de los líderes de La Tandona, una asociación de 20 oficiales en puestos clave del ejército y el gobierno de El Salvador "temida por anteponer sus intereses y los de sus miembros a los intereses del gobierno o de la propia institución militar".
    Radio Cuscatlán, emisora oficial del gobierno y de la que estaba a cargo el ex coronel, difundió días antes de los asesinatos "amenazas de muerte" contra Ellacuría y los jesuitas de la UCA a los que acusaba de "ser terroristas" y el cerebro del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, es decir, la guerrilla que se oponía al régimen militar en el gobierno.
    Montano acudió hoy a la Audiencia Nacional de Madrid en ambulancia y declaró en silla de ruedas.
    Está citado para volver a declarar ante el juez el próximo lunes sobre los hechos de los que se le acusan. Su abogado ha pedido su libertad o su ingreso en un centro médico por estar convaleciente de un cáncer de próstata, reclamación sobre la que el juez no se ha pronunciado. Montano es el único de los 20 militares procesados por este asesinato que ha sido extraditado a España, y el resto están en El Salvador, que se ha negado a su entrega. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en