La "ovalada" sí se mancha

Maradona presente en vestuario de Los Pumas (foto publicada en redes sociales)
Maradona presente en vestuario de Los Pumas (foto publicada en redes sociales) (foto: Ansa)
21:45, 03 dicBUENOS AIRESRedacción ANSA

Por Fernando Lorenzo
(ANSA) - BUENOS AIRES, 3 DIC - "De la gloria a Devoto" reza un refrán argentino que se utiliza para describir la situación de alguien caído en desgracia tras haberse codeado con el éxito.
Frase que refiere al barrio que alberga y da nombre a la única prisión que aún funciona en la ciudad de Buenos Aires y que resignificó con matices Carlos Bilardo, técnico campeón del mundo con la selección argentina de fútbol en México 86 en el que brilló Diego Maradona.
"La gloria o Devoto", decía el "Narigón" hace más de medio siglo, cuando siendo jugador de Estudiantes de La Plata enfrentó al Milan en la final de la Copa Intercontinental de 1969, considerada cohttp://www.ansalatina.com/americalatina/noticia/elementosHP/2020/12/03/la-ovalada-si-se-mancha_c327cdbc-94f4-4c86-814a-06d146d58ecd.htmlmo la más violenta de la historia y que terminó con tres futbolistas condenados a prisión.
Hoy, Bilardo se recupera de un complejo cuadro de salud que llevó a sus familiares a evitarle hace una semana la noticia de la muerte de Maradona, quien supo vivir varios años en el barrio porteño de Devoto.
La frase de Bilardo ilustra de algún modo la situación del seleccionado argentino de rugby, Los Pumas, que supo gozar de "popularidad", pero que hoy está en el ojo del huracán.
Todo comenzó tras el homenaje que le tributaron a Maradona sus rivales de turno, los neocelandeses All Blacks, antes de superarlos por paliza el sábado en el Tres Naciones, vengando así una derrota inédita previa en ese mismo torneo.
La indiferencia de Los Pumas dio lugar a una catarata de críticas de los aficionados y obligó al equipo entrenado por Mario Ledesma a realizar una especie de descargo con tono casi de disculpa.
Pero la cosa no terminó ahí y "navegando" en el pasado de algunos integrantes del combinado nacional a través de antiguos mensajes publicados en las redes sociales salieron a la luz declaraciones racistas y xenófobas que derivaron en un escándalo.
La situación llevó al capitán de Los Pumas, Pablo Matera, a renunciar al combinado en desacuerdo con la sanción que le aplicó hace dos días, pero que hoy dejó sin efecto, la Unión Argentina de Rugby (UAR).
A él y a otros dos compañeros: Guido Petti y Santiago Socino, quienes también habían sido suspendidos por publicar mensajes de tono discriminatorio en el pasado.
"Como humano que soy creo que me equivoqué, pero la sanción fue desmedida y deslegitima una vida de preparación y esfuerzo que me llevó al lugar en el que estoy, o estaba", se defendía Matera, al justificar la publicación que realizó hace ocho años tras anunciarse el castigo que no llegó a ser tal.
"Fue algo que escribió el adolescente que fui. Nunca creí que la policía del pensamiento fuera a enjuiciarme por eso", completó pese a admitirse culpable y avergonzado por sus repudiables expresiones.
Matera, Petti y Socino, que habían quedado automáticamente marginados del choque con Australia del próximo sábado, finalmente podrán estar presentes en la última fecha del Tres Naciones gracias a la presiones que recibió la UAR para volver sobre sus pasos de parte de otros Pumas y de los clubes que la integran.
Una decisión que generó críticas frente a la gravedad de los dichos por los que había sido aplicada la sanción aunque otros intentan vincular la reacción que generaron esos dichos con la con la mala organización por parte del gobierno nacional del velorio de Maradona, que terminó abruptamente y con desmanes.
"Esto es sólo para distraer ese desastre", afirmó un editorial del diario "Clarín" en una nota titulada "Ni ángel, ni demonios" que destaca que Maradona "pronunció muchas frases horribles" en su momento por las que jamás se disculpó, como sí lo hizo por muchos de sus errores, aunque eso no lo recuerda la nota.
"Acaban de aplicarle la política de prontuario a tres jugadores por cosas que tuitearon cuando eran adolescentes y no borraron", decía también antes de saberse que la UAR levantaría las sanciones.
Sí parece acertar cuando afirma que aquellos mensajes de los rugbiers "expresan algo que trasciende a ese deporte y está más extendido en la sociedad de lo que habitualmente se quiere reconocer".
"Juzgarlos por lo que escribieron hace diez años (sic) es negarles la posibilidad de haber cambiado. Maradona se arrepintió poco o nada", remata al afirmar que "la muerte tiene la costumbre de equilibrar... pero ni Maradona fue un ángel, ni estos rugbiers son demonios".
Sin embargo, el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) anticipa denuncias que podrían devenir en procesos judiciales contra los tres implicados.
El año que termina y que muchos consideran como el peor de la historia desde lo personal, por la pandemia y por la muerte del ídolo popular más grande que tuvo Argentina, se cierra nuevamente con el rugby bajo la lupa, tal como había comenzado con el brutal asesinato de un joven a manos de un grupo de rugbiers que sacudió a la opinión pública.
Un odio que alimenta el caldo de cultivo en el que parece anidar el sentimiento de supremacía que se expresa en muchos de quienes practican ese deporte, como quedó de manifiesto en los mensajes publicados por los tres integrantes de la selección nacional "indultados".
Un ex Puma, Agustín Pichot, llama a una reflexión y a una autocrítica por parte del rugby aún cuando asegura creer en el arrepentimiento expresado por sus colegas y cuestiona tibiamente los repudiables mensajes que publicaron en su momento.
Otros reclaman que Nike y Visa dejen de patrocinar al seleccionado argentino de rugby por ese tipo de actitudes.
La polémica apenas empieza y suma voces de uno y otro lado. Entre las más lúcidas desde hace años se escucha la de Carlos Alberto "El Indio" Solari, músico argentino que lideró la banda de culto "Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota" y quien a los 71 años sigue vigente.
“No me gusta descender del mismo árbol de la historia de estos muchachitos. Dicen los que saben que toda la humanidad desciende de una negrita africana. Lo que torna estúpida toda discusión de la comparación entre razas”, comentó en Instagram.
"Están convencidos de ser algo especial y en esa voluntad aristocrática se transforman en unos tontos dañinos”, completa Solari.
La "grieta" atraviesa y divide también a deportes colectivos como el rugby y el fútbol, siendo uno la cara de la moneda que expresa el sentir de esa "elite" que se reconoce en el espejo de los dichos expresados por los tres Pumas y se diferencia del sentimiento de la otra, la más numerosa y menos afortunada de esa misma sociedad que hoy llora a Maradona, alguien que supo encarnarlo como pocos. (ANSA).

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en