China baja impuestos

En 2019 crecerá "solo" entre e 6-6,5%, peor guarismo en 28 años

Inicio de la sesión parlamentaria anual del Congreso Nacional del Pueblo de China.
Inicio de la sesión parlamentaria anual del Congreso Nacional del Pueblo de China. (foto: ANSA)
17:24, 05 marPEKINRedacción ANSA

(ANSA) - PEKIN, 5 MAR - China cambia sus estrategias económicas y para combatir la desaceleración bajará los impuestos, fomentará el crédito, apoyará al empleo y a las inversiones en infraestructura de los gobiernos locales.
    Se trata de un paquete de reformas que adoptará en medio de la disputa comercial con Estados Unidos y de las quejas de la Unión Europea sobre el acceso a los mercados.
    Ilustrando el "informe sobre el trabajo del gobierno", el premier, Li Kegiang, al inicio de la sesión parlamentaria anual del Congreso Nacional del Pueblo, admitió frente a los casi 3.000 delegados reunidos en el Gran sala del Pueblo que los escenarios que el "Dragón" tiene antes en 2019 no son hechos simples.
    Estas son las premisas a las que siguen los números: después de un aumento de 6,6% en 2018, al ritmo más lento de los últimos 28 años, el año en curso experimentará un aumento del PBI de 6-6,5% por primera vez en una amplia bifurcación que demuestra incertidumbres y variables. Mientras el presupuesto militar aumenta en 2019 un 7,5% (fue de +8,1% en 2018) a 175 mil millones de dólares, según el Ministerio de Finanzas.
    El esfuerzo es asegurar la estabilidad, con un programa orientado al crecimiento para compensar las presiones a la baja, precisó Li, limpiándose en varias ocasiones la frente y quitándose también los anteojos con gesto inusual por el rígido protocolo emotivo de liderazgo.
    La relación déficit-PBI aumenta el 2,8% (el 0,2% más), la inflación ronda el 3% y los nuevos puestos de trabajo son 11 millones (13,6 millones en 2018).
    Existe un recorte monstruoso de las tasas de casi 300 mil millones de dólares (incluido el IVA, las contribuciones de pensiones y la presentación de otros artículos); el apoyo al trabajo ("es la prioridad") con incentivos para las empresas que cuidarán a los desempleados "estructurales", los estímulos a la economía por parte de los gobiernos locales que pueden emitir deuda para financiar infraestructuras por 320 mil millones (+59% en 2018) .
    Li habla de menos burocracia para las empresas y de un modelo de competencia "neutral" no solo entre empresas privadas y del Estado, sino también con aquellas extranjeras activas en China.
    "Serán todas tratadas del mismo modo", aseguró el premier que, a diferencia de los últimos dos años, no citó el "made in China 2025" (el ambicioso plan para el liderazgo en sectores estratégicos de alta tecnología desafiado por Washington), pero mencionó los esfuerzos para "la innovación tecnológica" y el "crecimiento de calidad".
    Reiteró la promesa de "promover negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos", pero sin detalles sobre su estado, que según el diario Wall Street Journal sería el batacazo final. La cumbre entre los presidentes Donald Trump y Xi Jinping está programada para el próximo 27 de marzo en Mar-a-Lago.
    Para las empresas extranjeras el Congreso se apresta además a promulgar la ley de protección de la propiedad intelectual y contra los abusos del gobierno central, entre las medidas en respuesta al descontento de Estados Unidos.
    La Cámara de Comercio de la UE en China aceptó con cautela el paquete de reformas, augurando, en una nota, la rápida aplicación para la apertura de los mercados y el "trato justo".
    Los escenarios trazados por Li son difíciles y no dejan espacio para la imaginación: incluso por esto, el aplauso más convencido arrancó de la platea cuando anunció la reducción de más del 20% de las tarifas a los servicios de Internet en los teléfonos celulares. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en